Menú
Miedos a la hora de afrontar la primera vez en el sexo
Miedos a la hora de afrontar la primera vez en el sexo
PRIMERA VEZ

Miedos a la hora de afrontar la primera vez en el sexo

Descubre cómo afrontar tu primera relación sexual para que la recuerdes toda tu vida sin ningún tipo de arrepentimiento.

 ¿Cómo afrontar tu primera vez?¿Cómo afrontar tu primera vez?

Perder la virginidad es un momento en la vida que genera mucha ansiedad y bastantes miedos. Es normal que esto ocurra, ya que es algo desconocido para el joven que se enfrenta a ello, pero lo mejor para quitarse esos temores es informarse bien de la veracidad de los mismos, mantener una actitud relajada y, sobre todo, tener la suficiente confianza con la pareja sexual para que no existan expectativas equivocadas con respecto al sexo.

Realmente, perder la virginidad no es solo hacer el amor por primera vez, supone muchas cosas para el/la joven, que da un paso clave en su vida, así que desde Bekia queremos mostraros los temores más comunes a la hora de afrontar 'la primera vez' y cómo disminuirlos.

¿Miedo al embarazo? ¿Miedo al embarazo?

El riesgo de embarazo

Cuando la relación sexual tiene lugar entre un chico y una chica, una mala información acerca del uso de métodos anticonceptivos puede llevar a que alguna o ambas partes de la pareja sexual tenga una preocupación constante con ese tema y no mantenga la atención en el sexo.

El mejor método para una pareja joven que hace el amor por primera vez es el preservativo, que además de evitar el embarazo, previene el contraer Enfermedades de Transmisión Sexual. Una cuestión muy importante es que, tal y como advierten los expertos, el mito de que cuando se pierde la virginidad no hay peligro de embarazo o de contraer ETS es totalmente FALSO.

No saber colocar el preservativo

Ponerse correctamente el condón no es la cosa más sencilla del mundo, pero tampoco la más complicada. Aunque su mecanismo es fácil y simple, hay que asegurarse de que está correctamente colocado para evitar roturas, pero enseguida se consigue aprender a la perfección. Para ello, y siempre siguiendo las instrucciones de la caja, se puede practicar previamente con varios, aunque lo haga el chico en su casa previamente a encontrarse con su pareja.

¿Tienes miedo al dolor o la rotura del himen? ¿Tienes miedo al dolor o la rotura del himen?

Ella: miedo a la rotura del himen y al dolor

Este es el temor por excelencia de las mujeres a la hora de perder la virginidad. Anatómicamente, este paso suele suponer la rotura del himen, del cual tenemos que reiterar una idea: la rotura del himen no provoca dolor. Se trata de una membrana fina que se rompe muy fácilmente, pero no tiene terminaciones nerviosas, por lo tanto, no provoca ninguna sensación. En ella sí que hay vasos sanguíneos, cuya ruptura provoca el clásico sangrado, pero eso no debe asustarnos. Muchas chicas ya lo han roto en alguna manera que no fuera haciendo el amor, y otras lo tienen más grueso y lo rompen después de varias penetraciones, y nadie se entera de que le ha ocurrido, a menos que sea por el sangrado.

El dolor en el sexo, que no siempre se dará, proviene de otra fuente. Se trata de los propios nervios, que en su papel de jugarnos una mala pasada, provocan la contracción de los músculos vaginales, que hacen que la vagina se cierre, quede rígida y dificulte la penetración. ¿Cómo se controla? Relajándonos. ¿Cómo se evita? Yendo poco a poco, con paso seguro, y sin apresurarse por llegar a la penetración.

La forma en que los nervios afectan al sexo es que no permiten la excitación, la pareja joven que mantiene sexo por primera vez se preocupa por todo lo que puede ocurrir o no ocurrir, y no consigue excitarse. Eso provoca también que la chica no lubrique correctamente, que junto a la contracción de la vagina derivada del miedo a la penetración, hace que sí pueda ser doloroso. ¿Son todas las primeras veces así? No, y es por ello por lo que tenemos que tener una actitud positiva y tranquila.

Los hombres pueden eyacular muy deprisa la primera vezLos hombres pueden eyacular muy deprisa la primera vez

Ellos: miedo a no conseguir una erección o a la eyaculación precoz

Si las chicas temen por el dolor, los chicos lo hacen tanto por no conseguir la erección deseada, como por tener un orgasmo y eyaculación más temprana de lo que también desearía. La falta de erección sería lo análogo a la contracción vaginal de las chicas: ocurre debido a los nervios, que no permite tener la suficiente excitación para mantenerla. En ambos casos lo que hay que hacer es relajarse (lo sabemos, es demasiado difícil) e ir más despacio, no hay que ir todavía hacia la penetración y hay que concentrarse en dar y recibir placer por otras vías.

En cuanto a la eyaculación, lo que puede ocurrir es que sea muy temprana o que no se llegue a alcanzar. Efectivamente, en muchos casos los chicos no consiguen tener un orgasmo ni eyacular, pero también es debido a los nervios. La eyaculación precoz no es un problema, es simplemente que el chico tiene que ir cogiendo práctica en el sexo, aprender a guiar y controlar su cuerpo, tal y como seguro que sabe hacer cuando se masturba. Con el tiempo, y en términos generales, sus encuentros sexuales se irán alargando tanto como él quiera.

Es normal que la mujer no llegue al orgasmoEs normal que la mujer no llegue al orgasmo

Que la chica no alcance el orgasmo

Es muy probable que la chica no alcance el orgasmo la primera vez que hace el amor, es totalmente normal. Se debe, de nuevo, a los nervios, al estar pendiente de hacerlo bien o no y, ante todo, a que es a medida que se van manteniendo relaciones sexuales la forma en que ella aprende a conocer de qué manera le costará menos llegar al orgasmo, igual que el chico aprende a controlar el suyo. Hay mujeres a las que les cuesta menos, a otras más y otras no tienen la necesidad de alcanzarlo para dar por satisfecha su relación sexual.

Esto puede hacer pensar a la pareja que a la chica no le ha gustado el sexo, o que no le gusta él, y para nada es así. Además, hay otras maneras de hacer que la chica tenga un orgasmo, ante todo hay que comprender que la penetración no es el acto sexual por excelencia, es solo una modalidad más.

Como conclusión general, la base para tener éxito la primera vez que se hace el amor es comprender que no hay que correr, primero es necesario generar un clima de confianza y seguridad, e ir poco a poco. Si primero nos centramos en lo que se llaman "los preliminares", que en realidad son tan parte de la relación sexual como la penetración, que se basan en besarse, acariciarse, tocarse, mirarse, masturbarse, practicar sexo oral etc, generaremos esa confianza necesaria para, en un momento tan tenso, podamos alcanzar un nivel de excitación que nos permitirá que la penetración sea más sencilla.

Te puede interesar

Comentarios