Menú
Soy lesbiana y estoy casada con un hombre: ¿Qué puedo hacer?
HOMOSEXUALIDAD

Soy lesbiana y estoy casada con un hombre: ¿Qué puedo hacer?

Es necesario aceptar la situación y enfrentarse a ella a pesar de las dificultades que puedan surgir durante el camino.

Estar casada con una persona que no te atrae sexualmente ni que tampoco estás del todo enamorada porque no cumple con tus expectativas de amor real y verdadero... donde se juntan cuerpo y mente, es totalmente una cárcel. Si eres una mujer que siempre te has sentido atraída por mujeres o te has dado cuenta hace poco que eres lesbiana pero no has tenido el valor de aceptarlo... has llegado al sitio correcto.

Son muchas las personas que se casan con alguien del sexo opuesto al que suponen que aman, pero después... cuando se cruza otra persona en su camino y descubren qué es el verdadero amor, aunque sea con el mismo sexo... las dudas acechan. Quizá eres una mujer lesbiana y estás casada con un hombre... si es así, querrás saber qué puedes hacer.

Lo primero es aceptarlo

Es posible que desde tu adolescencia las relaciones sexuales que has tenido hayan sido con hombres, pero es probable que nunca fuesen buenas o que no te sintieras del todo satisfecha... no era lo que realmente te gustaba o te llenaba. Quizá alguna vez sentiste atracción o incluso amor pero por los valores que te inculcaron desde pequeña no tuviste el valor de aceptarlo. Tenías miedo.

Lo primero que tienes que hacer es aceptarte a ti mismaLo primero que tienes que hacer es aceptarte a ti misma

Quizá te casaste por conveniencia más que por amor, quizá en tus relaciones sexuales con tu marido cierras los ojos y te imaginas que estás con una mujer... te das cuenta que el sexo solo estaría completo si fuese con otra mujer. Es posible que tengas problemas en tu matrimonio porque tu pareja no entienda por qué no le buscas o por qué no te excitas fácilmente en vuestras relaciones sexuales. Es posible que tu marido sea un gran amigo y es posible que te sientas culpable por haberle ocultado la verdad tanto tiempo. Pero ha llegado el momento de que dejes de mentirle, pero sobre todo, que dejes de mentirte a ti misma y que lo aceptes. Di en tu interior: 'Soy lesbiana y me acepto cómo soy'.

Empieza a caminar por donde realmente quieres

Una vez que aceptes que eres lesbiana y que la vida que tienes no es la que realmente quieres ahora mismo... entonces, estarás lista para poder dar el siguiente paso y salir de la relación que tiene cautiva emocionalmente. Si empiezas a fijarte en otras mujeres es posible que la dinámica de tu matrimonio cambie y antes de que empieces las mentiras, los engaños y los problemas, es mejor ser sincera y honesta con lo que sucede.

Ahora es el momento de empezar a trabajar en algunos cambios, para poder empezar una nueva vida donde puedas ser tú realmente. Donde puedas enamorarte de verdad y también, donde puedas disfrutar del sexo.

Habla con tu marido

Si hablas con tu marido y le explicas cómo te sientes no significa que te vaya a odiar. Es mejor que seas sincera para que sienta la confianza que tienes hacia él, que sepa que él no tiene la culpa ni tampoco es responsable de nada. Intenta que vuestro matrimonio pueda acabar en una bonita amistad llena de amor puesto que es probable que sea una persona muy importante en tu vida.

Debes ser sincera con tu marido y evitar los engaños que, sin duda, serán mucho más dolorososDebes ser sincera con tu marido y evitar los engaños que, sin duda, serán mucho más dolorosos

De esta manera será mucho más fácil para ti conocer a otras mujeres y tu marido podrá tener una mayor sensación de libertad para conocer a alguien que le aporte verdadero amor. Él también se merece a alguien que se enamore de él y pueda contemplar el compartir la vida a su lado.

Puede ser y se puede cumplir el mantener una relación estrecha con tu marido cuando se convierta en ex pareja, además será beneficioso para los dos, porque aunque no seáis pareja el amor que os sentís el uno por el otro es más que probable que siga ahí para siempre. Podéis decidir si continuar viviendo juntos hasta que las cosas cambien, pero siempre como amigos.

Piensa que si esperas a que tu pareja te descubra con otra mujer, estarías frente al engaño... algo que le dolería, que vería que no confías en él y lo que es peor... lo que podría haber sido una bonita amistad se romperá en mil pedazos por la falta de honestidad y confianza en vuestra relación. Que no le desees sexualmente o que no sientas lo mismo por él que lo que él siente por ti, no te da derecho a engañarle o a mentirle. La honestidad es lo mejor que puedes hacer. Si eres lesbiana no es culpa de él, eres así y si te quiere lo aceptará.

Si esto no son opciones para ti

Quizá estas ideas no son opciones para ti y sientes que todo puede ir de mal en peor o que prefieres tener una relación amorosa con otra mujer en secreto. No te aconsejo que sigas por ese camino, porque sin duda el camino del engaño nunca traerá buenos resultados.

La verdad siempre tendrá mejor respuesta y tu marido puede acabar siendo tu amigo si haces las cosas bien. No te sientas mal porque te gusten las mujeres y no los hombres... eres así y quizá te has dado cuenta tarde o pienses que es demasiado tarde como para aceptar lo que te está pasando. Pero nunca es demasiado tarde... tarde sería si miras hacia otro lado y sigues viviendo en una mentira tanto para ti como para tu marido.

Nunca es demasiado tarde para volver a empezarNunca es demasiado tarde para volver a empezar

Incluso si acabáis siendo buenos amigos y podéis disfrutar de una relación de amistad, quizá podáis salir a ligar mujeres juntos, para que os deis cuenta de que vuestra relación puede seguir siendo fuerte y con un gran vínculo entre ambos.

Seguro que si buscáis algunos locales para salir los fines de semana de copas, podréis disfrutar de ligues y os podréis aconsejar entre vosotros. Conoced a personas que puedan ser parejas potenciales, disfrutar de la compañía y olvidaros de los juicios precipitados. Hay personas que no entienden aún -desgraciadamente- la normalidad de la sexualidad en las personas. No importa si te gusta una persona de tu mismo sexo o de otro diferente, lo que importa es que lo tengas claro y que te sientas feliz y satisfecha con tu sexualidad y con la persona que tienes al lado.

Artículos recomendados

Comentarios