Menú
La eyaculación femenina
La eyaculación femenina
EL ORGASMO FEMENINO

La eyaculación femenina

Al igual que los hombres, las mujeres también eyaculan cuando llegan al orgasmo durante una relación sexual, y explusan líquido.

Chica tapándose sus partes íntimasChica tapándose sus partes íntimas
Las mujeres también eyaculan. Al igual que los hombres, cuando una mujer llega al orgasmo en una relación sexual, expulsa un fluido, en su caso, a través de la vagina. Una vez que alcanza el clímax, las glándulas de Skene liberan el líquido que han ido almacenando durante la excitación del acto sexual hacia el exterior del cuerpo. La cantidad es distinta en todas las mujeres, pero eso no significa que no eyaculen. Ésta puede variar por distintos factores como la duración del orgasmo o la apertura de las glándulas de Skene.

Temas relacionados
A veces, la eyaculación femenina no llega a apreciarse porque el fluido, al no ser abundante, pasa directamente de la uretra a la vejiga, pero siempre tiene lugar como consecuencia de la
La eyaculación femenina no siempre se aprecia
consecución del placer máximo en el sexo. No siempre es necesario llegar al orgasmo para poder expulsar el líquido, basta con que la excitación sea tal que las glándulas de Skene no puedan contener más la cantidad de fluido que albergan.

Diferencias entre la eyaculación masculina y femenina

La eyaculación se produce en ambos sexos tras llegar al orgasmo. En el caso de ellos expulsando semen a través del pene, y en el de ellas, fluido a través de la vagina. La forma de eyacular es distinta. Mientras que la eyaculación femenina es continuada, los hombres tienen pequeñas convulsiones o espasmos. De éstas, las dos primeras son las que más placer les producen, además de ser las que expulsan la mayor cantidad de semen en proporción al total que liberan.

Chica teniendo un orgasmo Chica teniendo un orgasmo

Las funciones de los fluidos también son distintas. El esperma desempeña un papel dentro de la función reproductiva que tiene el sexo al contener los espermatozoides que podrían fecundar un óvulo. El líquido expulsado por la mujer es similar a la del hombre, ya que ambos salen de la próstata, pero carece de propiedades reproductivas.

Una vez que ambos han alcanzado el clímax, la posibilidad de que vuelva a haber una nueva eyaculación tras el orgasmo es más alta para las mujeres. Los hombres tienen una recuperación mucho más lenta, mientras que ellas pueden llegar a sentir ese placer varias veces, es decir, son multiorgásmicas.

Eyaculación femenina y orgasmo

La eyaculación femenina o 'squirt' supone la liberación de todo el líquido que se ha ido acumulando en las glándulas de Skene a la vez que la excitación de la mujer va en aumento. Para que se llegue al clímax, es necesario que el clítoris esté lo suficientemente estimulado como para que se desencadene el orgasmo y la posterior eyaculación a través de la vagina.

Una pareja manteniendo relaciones sexualesUna pareja manteniendo relaciones sexuales
En ésta, las mujeres expulsan un líquido, en un principio blanquecino que posteriormente va volviéndose cada vez más transparente. En algunos casos, la aparición de este fluido se confunde con la orina por lo que muchas
El líquido de la mujer se va volviendo transparente
mujeres cortan el orgasmo por vergüenza. Con esto no se consigue nada ya que el líquido ya ha sido expulsado de las glándulas de Skene una vez alcanzado el clímax, por lo que no se puede evitar que éste salga al exterior y sólo se consigue no disfrutar del momento.

La eyaculación entre una mujer y otra se diferencia por la cantidad de líquido que se expulsa y la fuerza con la que éste sale. Esto puede variar por la excitación que ha tenido la mujer durante el sexo, lo cual influirá en la duración e intensidad de su orgasmo y, por otra parte, por la apertura de las glándulas de Skene.

Una vez que la mujer ha eyaculado puede volver a hacerlo tantas veces como pueda o quiera en la relación sexual. No tiene que esperar para poder tener otro orgasmo, ya que mediante una nueva excitación, las glándulas de Skene volverán a llenarse del líquido que posteriormente saldrá una vez que alcance el placer necesario.

¿Qué pasa si no eyaculo?

Para que exista una eyaculación femenina, tiene que haber un orgasmo y éste sólo se consigue a través de la estimulación sexual de la mujer, principalmente del clítoris. Este órgano situado en la parte superior de la vagina es el principal desencadenante del orgasmo y la posterior eyaculación. En el caso de que ésta no exista, significará que no hemos llegado al clímax y que por lo tanto el grado de placer no ha llegado al máximo.

Chica excitada mientras mantiene relaciones sexuales Chica excitada mientras mantiene relaciones sexuales

En otras ocasiones, aunque la mujer piense que no ha eyaculado, sí que lo ha hecho, siempre y cuando haya llegado al orgasmo. Como la cantidad de fluido es distinta dependiendo del organismo o de la duración del clímax, puede ser que el líquido no salga al exterior o que no salga en la proporción que esperamos. Eso no significa que no ha sido expulsado de las glándulas de Skene. A veces pasa directamente de éstas a la vejiga sin que pueda ser apreciado.

También puede ocurrir todo lo contrario, que la cantidad que la mujer eyacule sea, en su opinión, desproporcionada, lo confunda con orina e intente cortarlo. Una vez que se llega al máximo placer a través del sexo, hay que dejar que el cuerpo reaccione como debe y, para ello, cada mujer ha de admitir sus fluidos corporales como algo normal.

Te puede interesar

Comentarios