Menú
Consejos para salir del armario en tu trabajo
Consejos para salir del armario en tu trabajo
SÉ VALIENTE

Consejos para salir del armario en tu trabajo

¿Quieres salir del armario en tu puesto de trabajo y no sabes cómo? Descubre estos trucos para hacerlo más natural.

Es posible que muchas veces hayas pensado el decir a tus compañeros de trabajo e incluso a tu jefe que eres una persona homosexual y que te gustan las personas de tu mismo sexo, o que eres bisexual o cualquier otra condición. Es una forma de sentirte liberado/a y quizá así, los demás empiecen a verte cómo en realidad eres y no cómo piensan que eres. Pero, ¿cuál sería su reacción? ¿Saldrías del armario en tu trabajo porque realmente quieres hacerlo o porque te sientes obligado a ello por algún motivo en concreto? ¿Es seguro hacerlo?

Salir del armario en tu trabajo

Lo primero que debes saber es que tus compañeros de trabajo o tu jefe no tienen que saber nada de tu vida personal si tú no quieres que se sepa. Es decir, decirles o no que eres una persona homosexual no es algo que deba priorizar en tu trabajo ya que allí vas a trabajar y a desempeñar una función por el cuál estás formado/a y eres profesional.

Si te llevas bien con tus compañeros de trabajo y tienes confianza con ellos dilo de la manera más simple y directa Si te llevas bien con tus compañeros de trabajo y tienes confianza con ellos dilo de la manera más simple y directa

El trabajo no debería estar reñido con tu vida personal. Otra cosa sería que tú quieras hacerlo porque tienes una buena relación con tu equipo de trabajo o tu jefe y que de esta manera, te sientas liberado/a y poder ser tú sin que te juzguen o sin que hablen de ti a tus espaldas. Quizá tengas pareja y va a recogerte al trabajo, o te llama o cualquier otra situación que puede hacer que tus compañeros empiecen a sospechar. No habrá sospechas si lo dices abiertamente, ¿no?

Es más, cuando estás en un trabajo decir que estás casado o que tienes pareja es lo más normal del mundo, ¿verdad? Pues igual debe ser si esa persona que te acompaña en la vida es de tu mismo sexo. Tus compañeros de trabajo deberán respetar tu vida privada, porque es tu vida y de nadie más.

Consejos para salir del armario en el trabajo

Pero claro, dependerá de la situación que te encuentres, del tipo de personas que tengas alrededor, de la clase de trabajo que tengas... Todo esto puede hacer que te pienses dos veces antes de decir que eres una persona homosexual. Por ejemplo, si tus compañeros de trabajo son muy religiosos o no toleran la homosexualidad, si tu trabajo tiene que ver con alguna religión intolerante... Puede ser un factor que influya en tu silencio. Por eso, deberás valorar si realmente merece la pena salir del armario en tu trabajo o simplemente separar tu vida laboral de tu vida personal.

Asimismo, si quieres ser valiente y poder salir del armario en tu trabajo de una vez por todas, no te pierdas los siguientes consejos:

- Valora tu entorno de trabajo y que si lo haces, no te afectará laboralmente. En caso de que sí pueda afectarte, busca otro trabajo en el que te acepten tal y cómo eres.

No tienes que confesar tu sexualidad si tú no quieres, haz lo que verdaderamente quieras hacer No tienes que confesar tu sexualidad si tú no quieres, haz lo que verdaderamente quieras hacer

- Sé natural, no tienes que contar que sales del armario como el notición del año. Permite que las circunstancias naturales de la vida sean las que pongan las cosas en su sitio. No escondas si tienes una relación de pareja con una persona de tu mismo sexo.

- Prepárate para las preguntas indiscretas. Siempre habrá personas que te pregunten de forma indiscreta. No te alarmes, son personas que solo quieren saber un poco más de ti o del tema. Sé natural y contesta con total honestidad. Aunque si son preguntas demasiado íntimas, marca límites claros para que sepan que el hecho de que salgas del armario no les da derecho a hurgar en tu intimidad y menos si no son amistades.

- No te agobies. No te agobies por salir del armario en tu trabajo. Si lo haces que sea porque realmente quieres hacerlo y porque sientes que es lo que realmente quieres. Nunca lo hagas por presión de otras personas o sin sentir que realmente es lo que tu corazón quiere hacer.

Artículos recomendados

Comentarios