Menú
Cómo hacer el amor a un hombre por primera vez
Cómo hacer el amor a un hombre por primera vez
RELACIONES SEXUALES

Cómo hacer el amor a un hombre por primera vez

Si vas a tener relaciones sexuales por primera vez con un hombre, no te pierdas todos los secretos para que sea muy placentero e inolvidable.

Si vamos a tener nuestra primera experiencia sexual con un hombre, puede que tengamos muchas dudas y muchos temores. Se trata de un momento muy importante, pero que se puede truncar por los nervios que tengamos, pero no debemos alarmarnos por ello: estar nerviosa es normal, y no todo tiene que salir al 100 por cien como esperábamos la primera vez. Es importante recordar que hacer el amor no es un examen, queremos estar a la altura de las circunstancias, pero lo único que importa es pasar un rato de placer. Claro que al tratarse de las primeras relaciones sexuales, estamos más preocupados por saber qué hacer y aprender a hacer el amor para disfrutarlo, ya plenamente, en el futuro.

Puede que la primera vez estés nerviosaPuede que la primera vez estés nerviosa

Te damos algunos trucos para que sepas cómo hacer el amor a un hombre por primera vez, y así no te sentirás con tantos nervios por enfrentarte a vuestra primera experiencia sexual en la cama. También aprenderás algunos puntos de placer del hombre, como el punto G , o el potencial de los testículos. Alcanzará el orgasmo y la eyaculación con facilidad, y ambos disfrutaréis de un rato de sexo y pasión sin inquietudes que os distraigan de tener vuestras primeras relaciones sexuales.

Despacito y con calma

Para comenzar, lo mejor es ir poco a poco con los llamados preliminares, es decir: besos, caricias, lamerse, ir quitándose la ropa, etc. Estos juegos previos forman parte de las relaciones sexuales, no son un mero preámbulo, pues están cargados de erotismo. Son básicos para despertar nuestra excitación y pasión, porque no basta sólo con desear hacer el amor: hay que estimular nuestro cuerpo.

Notarás que su pene se va poniendo erecto, y eso indica que vamos por buen camino. Pero no tenemos que ir a estimular directamente su pene, aunque esté excitado. Hay chicos a los que le gustará, pero siempre es recomendable ser precavidos y acariciarlo antes, por ejemplo, por encima del pantalón o de la ropa interior.

Empieza con preliminares como besos y cariciasEmpieza con preliminares como besos y caricias

Una vez que estemos preparados para dar un paso más, sí que podemos seguir estimulando a nuestra pareja masculina masturbándole. Aunque no lo parezca, en el sexo también ayuda que le acariciemos la zona de los testículos, pues es un punto de placer que acompaña a los demás.

Para seguir relajándonos, sin falta de ir directamente a la penetración, también podemos besarle todo el cuerpo, e ir descendiendo desde el cuello hasta su pelvis, sus testículos, y subir de nuevo al pene. Aquí podemos continuar practicando sexo oral, lo cual aumentará la pasión del momento. Otro punto que les causa bastante placer es el perineo, esa zona que hay entre el ano y los testículos, que le ayudará a excitarse más.

Generalmente, llegados a este punto, y si el hombre está suficientemente relajado y concentrado en las sensaciones de placer, podemos intentar la penetración, pero antes recuerda que es imprescindible colocar el preservativo en el pene.

Si todo va bien podemos intentar la penetraciónSi todo va bien podemos intentar la penetración

Cómo llegar a la penetración sin problemas

Para llevar a cabo la penetración, puede estar él encima de la mujer, o ella encima del hombre. En el primer caso, la postura básica del misionero es la más recomendable, por su sencillez, y porque facilita el contacto visual entre ambas partes. Ella se colocará recostada boca arriba con las piernas abiertas, y él echado sobre ella. Podemos seguir estimulándole el pene y dirigiéndolo hacia la vagina, para que sea más sencillo introducirlo. A partir de entonces, él marcará el ritmo (cuánto introduce el pene y con qué velocidad), preguntando a su compañera siempre si se siente bien. Aquí, la mujer también puede realizar algunos movimientos para generar más placer a ambos.

Si es ella la que se coloca encima, él se echará en la cama boca arriba, y ella se pondrá de rodillas, con las piernas abiertas y una a cada lado del hombre. Después, llevará su vagina hacia el pene, y poco a poco irá descendiendo para introducirlo en ella. Es justamente al revés que en el misionero, pues es ella quien marca, en este sentido, el ritmo, con posibilidad también de que él también se mueva si le genera mayor placer.

Recuerda preguntar a la otra persona si se siente bien Recuerda preguntar a la otra persona si se siente bien

Recuerda, de nuevo, la necesidad de preguntar siempre si la otra persona se siente bien, si le hacemos daño, si vamos muy rápido, etc. No te cortes en preguntarle si le gusta cómo lo haces o cómo le gustaría que lo hicieras, eso sí, no a costa de tu placer. Debéis encontrar un punto medio donde los dos disfrutéis de las relaciones sexuales, o ir cambiando, pero nunca haciendo algo que te desagrade, porque entonces perdemos el sentido de lo que el sexo es.

Cada hombre tarda un tiempo determinado en alcanzar el orgasmo y la eyaculación , que van acompañados, así que no te preocupes si tarda menos o más tiempo del que esperabas. Incluso, si está muy nervioso, es posible que no se produzca la eyaculación , pero no es culpa tuya. Es la situación. Con la masturbación alcanzará el orgasmo sin problema.

No todo es penetración

Tanto si al hombre le cuesta mantener la erección, o si la mujer siente dolor o incomodidad ante la penetración, podéis interrumpirla y continuar practicando otras cosas igual de placenteras. La pasión no se va a terminar, sólo hay que dar rienda suelta a la imaginación.

Cada persona tarda un tiempo determinado en alcanzar la eyaculaciónCada persona tarda un tiempo determinado en alcanzar la eyaculación

Una cosa que puedes hacer, preguntando al hombre previamente, es estimular su punto G. A muchos hombres les incomoda explorar esta parte de su cuerpo, y la razón es porque se encuentra dentro del ano, concretamente, se trata de la glándula prostática. A algunos les puede dar miedo que les duela, y otros piensan que eso no es propio de hombres heterosexuales, ¡pues ellos se lo pierden!.

Si tu pareja quiere probar a encontrar su punto G, es sencillo: se encuentra a unos 7 centímetros de profundidad del ano, poco más de la medida de tu dedo índice, y en la parte posterior. Esto quiere decir que si el chico está boca arriba, introduzcas el dedo con la yema hacia arriba. Si se encuentra de rodillas mirando hacia abajo, introduce el dedo con la yema hacia abajo. Encontrarás un pequeño bulto, como un bache, y ese es el punto G: masajéalo suavemente y él notará un inmenso placer. Puedes usar un preservativo para introducir el dedo, o usar lubricante y meterlo directamente, como tú prefieras. Así alcanzará el momento de eyaculación bastante rápido.

Si es la primera vez que hacéis el amor, es posible que te cueste alcanzar el orgasmoSi es la primera vez que hacéis el amor, es posible que te cueste alcanzar el orgasmo

Tampoco te olvides de tu propio placer. Si es la primera vez que hacéis el amor, es posible que te cueste alcanzar el orgasmo, pues eso implica conocer el cuerpo de cada una y lo que facilita alcanzar este punto de mayor placer. Tampoco tengas vergüenza por mostrar tu sexualidad abiertamente, es decir, no reprimas lo que sientes cuando tienes el orgasmo, porque eso además le gustará mucho a tu chico y veréis que ambos habréis disfrutado enormemente del sexo.

Artículos recomendados

1 Comentario

theresa

15/09/2017 13:49

Hola, soy Theresa Williams Después de estar en relación con Anderson durante años, él rompió conmigo, hice todo lo posible para traerlo de vuelta, pero todo fue en vano, lo quería de vuelta tanto por el amor que tengo por él, Lo supliqué con todo, hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a mi amiga y me sugirió que preferiría contactar a un conjurador de hechizos que pudiera ayudarme a lanzar un hechizo para traerlo de vuelta, pero soy el tipo que nunca creía en el hechizo, no tuve más remedio que intentarlo, envió por correo al conjurador de hechizos y me dijo que no había ningún problema de que todo saldría bien antes de tres días, que mi ex volvería a mí antes de tres días, lanzó el hechizo y sorprendentemente en el segundo día, fue alrededor de las 4 pm. Mi ex me llamó, me sorprendió tanto, respondí la llamada y todo lo que él dijo fue que él estaba tan arrepentido por todo lo que pasó que él quería que volviera a él, que me ama tanto. Yo estaba tan feliz y fue a él que fue así como empezamos a vivir juntos, felices de nuevo. Desde entonces, he hecho la promesa que cualquier persona que sé que tiene un problema de la relación, yo sería de ayuda a tal persona refiriéndose él o ella al único lanzador mágico verdadero y de gran alcance que me ayudó con mi propio problema. email: drogunduspellcaster@gmail.com puedes enviarle un correo electrónico si necesitas su ayuda en tu relación o cualquier otro caso. 1) Hechizos de Amor 2) Hechizos de Amor Perdido 3) Hechizos de divorcio 4) Conjuros de Matrimonio 5) hechizo de enlace. 6) Conjuros de desintegración 7) Desterrar a un amante pasado 8.) Quieres ser promovido en tu oficina / hechizo de Lotería 9) quiere satisfacer a su amante Póngase en contacto con este gran hombre si tiene algún problema para una solución duradera a través de drogunduspellcaster@gmail.com

0 0

Responder