Menú
Los cinco mitos de la sexualidad femenina
ROMPIENDO BARRERAS

Los cinco mitos de la sexualidad femenina

Son muchas las creencias arraigadas en nuestra cultura acerca de la sexualidad femenina. La masturbación, el punto G, la menstruación y la menopausia, entre otras.

La mujeres deben aprender a desinhibirse en el terreno sexualLa mujeres deben aprender a desinhibirse en el terreno sexual

La cultura de un país afecta mucho en la vida sexual de los ciudadanos. Las mujeres, en la mayoría de los casos, son las víctimas de culturas machistas, algo que produce que no disfrute plenamente de sus relaciones sexuales.

Aunque no lo creamos, en España, en pleno siglo XXI, todavía hay mujeres que sufren represiones en el terreno del sexo, "cumpliendo" con su novio, sin acceso a información, etc. Todo esto viene dado por años de represión que han tenido a la mujer recluida en casa y cerrando sus puertas al mundo y a la realidad.

El tuppersex ayuda a la desinhibición de la mujer
En la actualidad muchas mujeres gozan de una gran salud sexual plena; la desinhibición sexual llegó a mediados de los 80 y la década de los 90. Además, el invento del tuppersex acerca a las féminas a descubrir el mundo del sexo de una manera cómoda y divertida.

Sin embargo siguen existiendo mitos sexuales referidos a la mujer: sexo, métodos anticonceptivos, embarazo, deseo sexual, etc.

La masturbación femenina es muy naturalLa masturbación femenina es muy natural

1. El punto G y el clítoris

Se mantiene la creencia que si se estimula a la mujer en el punto G, ésta debe llegar de forma automática al orgasmo, algo que es completamente falso. En la mayoría de casos la estimulación del punto G simplemente provoca sensaciones agradables, pero solo un 10% de las mujeres llegan al orgasmo mediante esta estimulación. Cabe decir que, en sí, el punto G no es un órgano de placer, mientras que el clítoris sí lo es; por ello se tienen más orgasmos clitorianos que vaginales.

El tamaño del pene no importa en el placer de la mujer

2. El tamaño es importante

El tamaño del pene, algo que trae de cabeza a más de un hombre, es algo que no afecta para nada en el placer de las relaciones sexuales de la mujer. Si se pretende llevar a la mujer a conseguir un orgasmo del punto G, decir que dicho punto se encuentra a tan solo 4 cm de la entrada de la vagina, por lo tanto cualquier pene que se encuentre en la media puede llegar.

El sexo con regla alivia dolores menstrualesEl sexo alivia los dolores menstruales
Generalmente una estimulación exterior, como es el clítoris hace que la mujer tenga orgasmos muy intensos, por lo que el tamaño del pene tampoco influye en este tipo de placer. Depende de la mujer si prefiere un tamaño u otro, pero la satisfacción sexual se consigue con cualquier tamaño y, sobre todo, es algo mental.

3. La masturbación femenina es de pervertidas

Los hombres suelen confesar abiertamente que se masturban, sin embargo la mujer es más recatada en esos temas y prefiere evitarlos. No porque no lo hagan, sino porque todavía pesa sobre las mujeres las garras de la falta de desinhibición total.

Tanto las mujeres como los hombres se masturban, es una práctica muy natural y no solo lo hacen las solteras, las chicas con pareja también, y eso no quiere decir que sean unas insatisfechas o unas pervertidas, simplemente que disfrutan de la práctica. Es algo muy positivo, porque así se conoce mejor el cuerpo y podemos indicar a nuestra pareja qué nos gusta y que no.

El sexo con regla disminuye dolores menstruales

4. El sexo con la menstruación es algo antihigiénico

Es algo totalmente falso, siempre y cuando se tengan en cuenta varias cosas. El sexo con la menstruación es algo muy normal, que muchas mujeres practican, siempre y cuando se tenga una pareja que consienta ese acto, ya que en el fondo es algo natural. De hecho, la práctica de sexo con la regla ayuda a reducir los dolores menstruales, algo positivo para las mujeres que tengan reglas molestas.

La vida en pareja no tiene porque ser monotona sexualmenteLa vida en pareja no tiene porque ser monotona sexualmente

5. El deseo se apaga con el matrimonio y con la menopausia

El deseo sexual y la menopausia no están relacionados. De hecho muchos estudios indican que la vida sexual si se quiere se puede mantener e incluso mejorarla. El complicado trance que pasan algunas mujeres en la menopausia y los problemas que conlleva, como sequedad vaginal, incontinencia, etc. hace que en determinados momentos la mujer no se encuentre con ganas de practicarlo, aunque se aconseja, ya que el sexo ayuda tanto mental como físicamente.

Los juguetes sexuales ayudan a romper con la monotonia
Por su parte, el matrimonio hace que surjan unas rutinas que antes no tenía la pareja. Sin embargo, asociar la falta de sexo con el matrimonio o la convivencia es algo erróneo, ya que de hecho se pasa más tiempo y las probabilidades de poder practicarlo aumentan.

Hay que romper la rutina y encontrar momentos para los dos. Y los juegos eróticos pueden ser una buena herramienta para romper con la monotonía, en caso de que exista, y volver a disfrutar del sexo como antes.

1 Comentario