Menú
Acoso sexual: ¿Cómo pedir ayuda?
Acoso sexual: ¿Cómo pedir ayuda?
DI NO AL ACOSO

Acoso sexual: ¿Cómo pedir ayuda?

Saber cómo actuar ante una situación de acoso sexual es fundamental para frenar las insinuaciones y comentarios obscenos a tiempo.

'¿No será un coqueteo o un enamoramiento?' Esta es una de las frases más típicas a las que se tiene que enfrentar una persona que denuncia acoso sexual. Para evitar este tipo de cuestiones y disipar cualquier duda sobre el asunto, es importante señalar que si dos personas se encuentran en fase de enamoramiento, existe entre ellos una reciprocidad de comportamientos, es decir, cuando uno se acerca el otro también. En cambio, en una situación de acoso no existe tal factor, y cuando uno se acerca el otro se siente incómodo.

Por ello, es importante tener una idea clara de lo que se define como 'Acoso Sexual'. Según el Código Penal Español, que lo recoge como un delito contra la libertad sexual, este sería cualquier "comportamiento que provocara sobre la víctima una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante". Con esta definición queda claro que si una de las dos partes no se siente cómoda con determinadas situaciones no estamos en una tesitura de coqueteo o flirteo, estamos ante un claro acoso sexual.

Las insinuaciones sexuales acaban haciendo mella en la salud mental de la víctimaLas insinuaciones sexuales acaban haciendo mella en la salud mental de la víctima

Aclarado esto, es conveniente señalar los distintos tipos, o fases, en los que se suele manifestar:

-Conducta verbal: insinuaciones sexuales, comentarios obscenos y proposiciones de la misma índole, que de forma reiterada acaban haciendo mella en la salud mental de la víctima.

-Conducta no verbal: la consecuencia de esta sería la misma que la anterior, solo que en este caso el acoso se produce mediante gestos sexuales o material gráfico de carácter pornográfico.

-Conducta física: este será el tipo más grave. En muchos casos se considera como la tercera fase, ya que el agresor ha medrado tanto la moral de la víctima, que tiene la suficiente seguridad como para invadir su espacio vital.

No es estrictamente necesario que haya un progreso por niveles, aunque suele ser lo más habitual, puesto que la intención del atacante es ir infundiendo miedo en la víctima. Si bien, en muchas ocasiones el agresor puede empezar directamente por el acoso físico. Este se caracteriza por contactos no deseados, como roces, pellizcos, palmaditas... En el último extremo se encontraría la coacción para mantener relaciones sexuales o los intentos de violación.

El ámbito más frecuente donde se dan este tipo de problemas es el laboral, aunque no debemos enmarcarlo únicamente en este, ya que puede darse en una infinidad de escenarios, como por ejemplo un instituto, una universidad o en el propio día a día, como en una comunidad de vecinos. Por ello, siempre debemos estar atentos y atentas a las señales.

Con determinadas situaciones no estamos en una tesitura de coqueteo o flirteo, estamos ante un claro acoso sexualCon determinadas situaciones no estamos en una tesitura de coqueteo o flirteo, estamos ante un claro acoso sexual

Las víctimas, generalmente, suelen ser mujeres, pero debemos ser cautos y no caer en tópicos. El acoso sexual es una lacra que no entiende de género ni de orientaciones sexuales. Puede darse de mujer a hombre, de hombre a hombre, de mujer a mujer...

Qué hacer si sufres Acoso Sexual

Establecidos los puntos para identificar una situación de acoso sexual, vamos a proceder a explicar cómo reaccionar ante este tipo de sucesos:

Lo primero y más importante es no dejarse intimidar y caer en el miedo. Debemos manifestar en todo momento nuestro desagrado ante una tesitura fuera de lugar, aunque pensemos que se trata de 'un chiste sin importancia'. Si el acosador no cesa, debemos comunicar lo sucedido al sindicato de la empresa y solicitar asistencia.

Si el acosador es un compañero de trabajo, hablamos de 'Acoso horizontal'. En este caso lo mejor es acudir ante el jefe o un superior. Si este no toma las medidas necesarias, podemos iniciar una acción penal contra este. Tan solo debemos acudir ante el Juzgado de Guardia más cercano y exponer la problemática.

Otra modalidad de acoso es el 'vertical', que sería el proferido por un jefe, el cual ejerciendo su posición de superioridad coacciona a la víctima para someterse a su voluntad. Un típico caso de de este tipo sería obligar a la víctima a practicar favores sexuales a cambio de obtener un puesto de trabajo o conservarlo. En esta coyuntura lo mejor es recurrir al sindicato, que tiene fuerza suficiente como parar la situación, o ir directamente a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y pedir ayuda.

Si el acosador es un compañero de trabajo hablamos de 'Acoso horizontal'Si el acosador es un compañero de trabajo hablamos de 'Acoso horizontal'

Ante estos lances lo mejor es ir recabando pruebas de lo sucedido. Por ejemplo, un informe psicológico de un profesional que corrobore los daños morales de la víctima, testigos de las distintas situaciones, pruebas gráficas; si es que las hubiera... Además, por encima de todo, debemos compartir nuestra angustia con compañeros de trabajo, familiares y amigos, que a parte de aliviar la carga, podrán ser testimonios a tener en cuenta. Callar una situación de acoso es peligroso, pues soportar en soledad un peso de tales características ayuda a mellar la voluntad y la moral de la víctima, que puede desarrollar graves daños psicológicos.

Si piensas que estas siendo víctima de acoso sexual, pero no sabes bien cómo actuar, existe un servicio de ayuda especializado en el Ministerio de Justicia, que tiene repartidas por toda la geografía española oficinas de apoyo a las víctimas. Aquí podrán informarte con más precisión de todo lo referente a dicho asunto: http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/Portal/es/servicios-ciudadano/oficinas-asistencia-victimas#id_1288774766790

Artículos recomendados

Comentarios