Menú
5 consejos para mejorar la lubricación femenina
LUBRICACIÓN

5 consejos para mejorar la lubricación femenina

Una manifestación de la excitación sexual en la mujer que se produce como consecuencia de un estímulo, es importante estar relajada y tomártelo como algo natural.

La lubricación femenina es una manifestación de la excitación sexual en la mujer. Se produce como consecuencia de un estímulo (ya sea de tipo externo -otra persona- o mental -fantasías eróticas-) que provoca un aumento de la producción del líquido que habitualmente se encuentra en la vagina. Su finalidad es que la penetración sea indolora y que las relaciones sexuales sean más satisfactorias. Esta mayor cantidad de líquido vaginal es consecuencia del aumento del riego sanguíneo en la zona que hace que el clítoris y la vagina se expandan para facilitar su estimulación durante el sexo. Es decir, se trata de un proceso similar al de la erección en los hombres.

En mujeres jóvenes sin ningún tipo de problema sexual, la lubricación puede producirse en muy poco tiempo. Hay otras mujeres que necesitan un estímulo más intenso para humedecerse antes de mantener relaciones sexuales. Este problema puede aumentar con la edad, sobre todo llegada la menopausia y será entonces cuando el médico valore si es necesario recetar algún fármaco para mejorar las relaciones íntimas. Sin embargo, en determinadas ocasiones, la lubricación femenina puede no llegar a ocurrir aunque se estén dando los pasos correctos para llegar a ella.

Medicación como antidepresivos o anticonceptivos pueden repercutir negativamenteMedicación como antidepresivos o anticonceptivos pueden repercutir negativamente

Hay diversas causas por las que la lubricación natural puede fallar. Una de ellas es el estrés. Tener la cabeza en otros asuntos no ayuda nada a relajarse y dejarse llevar por las sensaciones que provoca la intimidad; sentirse incómoda o insegura durante el sexo o pensar que pueden oírnos otras personas que se encuentren en la casa; creer que tu cuerpo es imperfecto y que te dé vergüenza que tu pareja te vea desnuda también puede poner las cosas más difíciles.

Al igual que estar tomando ciertos medicamentos, como los antidepresivos o algunos tipos de anticonceptivos, puede repercutir negativamente sobre una relación sexual. También debes encontrar excitante a tu pareja, si entre vosotros no saltan chispas, será muy difícil que tu vagina se humedezca lo necesario para tener intimidad. Incluso al masturbarte puedes sentirte incómoda y no lograr excitarte tanto como quieres.

Estos problemas pueden desencadenar en frustración y relaciones sexuales poco satisfactorias, porque sí, el nivel de lubricación influye y mucho en el placer sexual que se puede llegar a sentir en las relaciones íntimas. Y no solo en ti, también en tu pareja. Si tu vagina no está lo suficientemente húmeda al introducir el pene en ella, puede ser bastante molesto para los dos. Siempre y cuando no existan razones médicas por las que sufres este problema puedes probar con alguno de estos cinco consejos para mejorar la lubricación femenina (además de utilizar uno de los muchos productos para este propósito que hay en el mercado). Existen gestos cotidianos que pueden estar poniéndotelo difícil y tienen solución. ¡Toma nota!

Es importante estar muy relajada para que la lubricación fluya de manera naturalEs importante estar muy relajada para que la lubricación fluya de manera natural

1. Convierte el sexo en un juego

Los preliminares son muy importantes para atajar la falta de lubricación femenina. Debes dedicarles tiempo, tanto si estás sola como acompañada. Cuando quieras masturbarte prueba a darte antes un baño relajante. Utiliza tu imaginación, piensa en ese actor cañón que tanto te gusta o en tu nuevo compañero de trabajo, ellos nunca lo sabrán. Pon música, velas... mímate como te mereces, y ten paciencia. No quieras hacerlo todo deprisa y corriendo. Cuando vayas a tener sexo con tu pareja haz lo mismo. Deja que te acaricie por todo el cuerpo, que toque intimidad, que te bese apasionadamente, y házselo tú también a él o a ella. No tengas miedo de experimentar: utiliza el sexo oral, las manos, y sobre todo deja las vergüenzas a un lado. Cuando en una relación hay confianza y respeto, todo vale.

2. A tope de autoestima.

Si crees que tu problema puede estar relacionado con que no te sientes a gusto con tu cuerpo, lo mas importante es que recuperes tu autoestima. No seas tan crítica contigo misma y empieza a verte como te ve tu pareja. Para él o ella tú eres la mujer más bella del mundo así que probablemente tenga razón ¿no? Apúntate a alguna actividad que se te de bien y en la que puedas destacar, empieza a practicar algún deporte o cómprate un vestido que te siente de maravilla, cambia de peinado o simplemente píntate los labios de rojo ¡te sentirás súper sexy! A veces los pequeños gestos pueden hacer que nos sintamos mucho mejor.

No es positivo estar en continua autocrítica por no lubricar bienNo es positivo estar en continua autocrítica por no lubricar bien

3. Encuentra un aliado en la literatura erótica.

Después del boom de '50 Sombras de Grey' son muchas las mujeres que se han apuntado a esta moda tan excitante. Leer estimula nuestra imaginación y hay muchos libros en el mercado que subirán tu libido como la espuma. Otra opción es que pruebes a escribir tus propios relatos. Plasmar tus fantasías en un papel puede darte muchas ideas que poner en práctica en el dormitorio. Incluso puedes hacerlo con tu pareja. Será muy divertido.

4. Una vagina en forma.

Practica los ejercicios de Kegel con regularidad para mantener tus músculos pélvicos en perfecto estado y compleméntalos con el uso de bolas chinas. Los ejercicios de Kegel provocan una mayor conciencia genital porque se basan en la movilización y contracción de los músculos del suelo pélvico. Mientras que las bolas chinas, al moverse dentro de las paredes vaginales, hacen que esta zona sea mucho más sensible a los estímulos. Si combinas ambos empezarás a notar sus beneficios y no solo respecto a la lubricación femenina, si no también en la contención urinaria.

Los ejercicios de Kegel suelen funcionar para mejorar la lubricaciónLos ejercicios de Kegel suelen funcionar para mejorar la lubricación

5. La alimentación también influye.

El líquido lubricante es en su mayoría agua, así que estar bien hidratadas, ya sabes dos litros al día procedentes de bebidas y alimentos, es indispensable. Así mismo, llevar una dieta demasiado estricta también puede perjudicar a la lubricación femenina. Debes ingerir unas 700 calorías diarias de grasas saludables, ya que el colesterol es un ingrediente esencial para que el cuerpo produzca estrógenos, una hormona implicada en el proceso natural de lubricación.

Si después de probar todo esto continúas teniendo problemas, no lo dudes, acude a tu ginecólogo. Te prescribirá el tratamiento que mejor se adapte a las necesidades de tu cuerpo para que tu intimidad no se resienta y vuelva a ser como el primer día.

Artículos recomendados

Comentarios