Menú
¿Puedo hacer el amor si tengo fimosis?
¿Puedo hacer el amor si tengo fimosis?
DUDAS SOBRE SEXO

¿Puedo hacer el amor si tengo fimosis?

¿Conoces qué es la fimosis? En Bekia te desvelamos de que trata esta enfermedad propia de varones.

La fimosis es una enfermedad muy común entre los varones, mucho más de lo que imaginamos. Se trata de un problema de salud que se produce con el movimiento natural del pene y que consiste en la estrechez del prepucio, lo que impide retraer la piel hacia abajo y hace que el glande nunca pueda encontrarse totalmente al descubierto. Esto no tiene por qué suceder cuando el pene está erecto, porque no a todos los hombres les reacciona de la misma forma, pero se considera fimosis en el momento en que no puede retraerse tampoco de forma manual, algo que se puede observar en la masturbación o en los preliminares con nuestra pareja a la hora de mantener relaciones.

Lo que ocurre en la mayoría de los casos, es que es una fimosis congénita y se detecta desde el nacimiento o los primeros años de vida, en muchos casos por las molestias o problemas al orinar. En estos pacientes, la solución quirúrgica es muy común y está muy controlada, por lo que son muchos los hombres que llegan a la edad adulta con la circuncisión realizada desde pequeños, y ni siquiera recuerdan algún tipo de dolor o rareza en el pene.

Pero aunque parezca mentira hay otros casos donde los hombres llegan a una edad más desarrollada y siguen teniendo ese problema porque no ha sido tratado. Estas personas suelen darse cuenta de su problema cuando empiezan a tener los primeros conocimientos sobre sexo, sobre todo con la masturbación . También hay situaciones en los que por haber desarrollado infecciones en el pene, se acaba desarrollando este problema, pero son una minoría.

Puede producirse diversas causas aunque en muchas ocasiones se debe a infección en el penePuede producirse diversas causas aunque en muchas ocasiones se debe a infección en el pene

En un primer momento, la fimosis puede parecer una tontería y que solo sea una molestia al notar que la piel del prepucio no puede retraerse por completo, pero en realidad son muchas las consecuencias negativas para la salud que puede producir en el aparato reproductor masculino, por lo que en los primeros síntomas se debe acudir al médico. Entre ellas se encuentra la dificultad para tener una higiene plena, que además de producir olores y picores, puede también derivar en infecciones en el pene. También puede suceder que al tener la zona más desprotegida, sean más propensas las heridas o los cortes, que también pueden llegar a infectarse. El pene es una zona muy sensible, y cualquier problema relacionado con él puede producir otros relacionados con la orina, al encontrarse muy cercanos los conductos.

Otro problema para la salud que se conoce como derivada de la fimosis es la parafimosis, que es ese momento en el que el prepucio estrangula la base del pene de forma que el glande queda siempre al descubierto y sin flujo sanguíneo. Esto debe tener una solución rápida ya que puede llegar a crear necrosis en el glande.

De hecho uno de los primeros síntomas a la hora de reconocer que existe una fimosis que está causando problemas es, además de la cuestión lógica de no poder retraer la piel, los problemas a la hora de orinar. Y es sobre todo esta causa la que hace que el médico la detecte en los niños pequeños, que pueden llegar a encontrarse pequeños nudos a la hora de intentar hacer pis, o que esté no salga de la forma que debiera.

La intervención quirúrgica sería lo más común en este tipo de problemasLa intervención quirúrgica sería lo más común en este tipo de problemas]

Tratamiento

Aunque en los niños pequeños puedan llegar a administrarse corticoides para intentar aminorar los problemas que supone la fimosis, la solución definitiva para esta enfermedad es la intervención quirúrgica conocida como circuncisión.

La circuncisión es una operación sencilla que suele durar unos 30-40 minutos y que la realiza el médico especializado, en este caso el urólogo. Se trata de realizar un corte en la piel sobrante del prepucio y coser el resto de la piel de forma que queda ya retractada, de modo que el glande queda siempre al descubierto. Lo peor de este tipo de operaciones es la recuperación, que se recomienda que sea de un reposo de aproximadamente 15 días, donde se tendrá que tener sumo cuidado con la zona y no incitar situaciones donde se produzcan erecciones.

Fimosis y sexo

Además de todos los problemas de salud que puede suponer la fimosis para la persona que la padece, una de las consecuencias que más preocupa a los varones con esta enfermedad sobre todo cuando llegan a una edad en cuestión es la de las relaciones sexuales. Y es que la fimosis puede crear verdaderos problemas a la hora de entrar en la intimidad y tener sexo ya sea con la pareja o con uno mismo a través de la masturbación .

Puede ocasionar gran dolor cuando se práctica sexoPuede ocasionar gran dolor cuando se práctica sexo

Como ya sabemos, la fimosis impide retraer la piel del prepucio por completo, esto supone que a la hora de la masturbación o de las relaciones sexuales con penetración con otra persona, la molestia sea mucho mayor, llegando a producir verdadero dolor e impidiendo que se lleven a cabo. Si el grado de fimosis es menor, puede que no sea un dolor muy intenso el que se sienta, pero se corre el riesgo de que se produzcan grietas o pequeñas heridas que a la larga también impidan tener sexo y dificulten las relaciones sexuales con nuestra pareja.

Aunque sabemos que la solución más clara para la fimosis es la operación y muchas personas crean que pueden pasar sin operarse, es necesario saber que para no desarrollar problemas más graves y poder tener unas relaciones sexuales plenas con nuestra pareja que no produzcan dolor, lo mejor es optar primero por acudir al médico y este aconsejará la circuncisión, que aunque tenga un postoperatorio molesto, a la larga será un beneficio para nuestra salud, sobre todo sexual.

Artículos recomendados

Comentarios