Menú
Consejos y dudas sexuales: ¿Por qué sube y baja la libido?
Consejos y dudas sexuales: ¿Por qué sube y baja la libido?
TODO SOBRE LA LIBIDO

Consejos y dudas sexuales: ¿Por qué sube y baja la libido?

Las causas sobre cuando tenemos más o menos ganas de tener sexo son muy variadas y abarca desde circunstancias sociales hasta factores biológicos.

A veces experimentamos una falta de ganas de mantener sexo que puede tener explicación o no. Otras veces, por el contrario, nuestra sexualidad se multiplica. Para hablar de esta situación se dice que 'la libido está baja o alta'.

¿Qué es la libido?

La 'libido' es un término acuñado por Sigmund Freud que significa necesidad o deseo sexual. Esto depende tanto de un factor biológico como de un factor psicológico y uno social. En cuanto a la parte biológica las hormonas sexuales (testosterona y dopamina) moderan el deseo tanto en hombres como mujeres y en cada persona se da un mayor o menor nivel. Otras circunstancias sociales como la familia, la religión, el lugar o el trabajo así como el factor psicológico que puede estar condicionado por el estrés, la depresión o simplemente, la personalidad de cada uno también son clave para el apetito sexual.

Se dice que si una persona siente de forma extremadamente frecuente o repentina deseo de tener sexo es que está experimentando 'hipersexualidad' y que si por el contrario, su libido es escasa o inexistente tiene 'deseo sexual hipoactivo'.

La falta de privacidad es una de las causas que provocan que la libido este bajoLa falta de privacidad es una de las causas que provocan que la libido este bajo

Para mantener una buena dinámica sexual en pareja es muy importante la libido. Es probable que uno de los dos miembros tenga la libido más baja o más alta que el otro y encontrar una sintonía que satisfaga a las dos partes sería lo ideal. La idea general es que una baja libido es más frecuente en mujeres y que los hombres siempre están dispuestos a hacer el amor. Pero como hemos dicho esto es una generalización y la realidad no tiene por qué ser así.

¿Por qué sube y por qué baja?

Ya hemos apuntado que la libido alta o baja está sujeta a las muchas circunstancias que rodean al individuo. La libido está controlada a través de la vía mesolímbica que todos los humanos tenemos en el cerebro, por eso la neutrotransimisión de la dopamina es esencial en el control de la libido.

Está demostrado que el deseo de sexo en la mujeres está relacionado en el ciclo menstrual. La mayoría de mujeres aumenta su libido los días anteriores a la ovulación, es decir, en el momento más favorable de su fertilidad. Este comportamiento se vincula con el nivel de testosterona durante el periodo, ya que en estos días es mucho mayor. En los días que siguen a la finalización del periodo la testosterona baja y por lo tanto, las ganas de actividad sexual.

Debe existir una buena comunicación entre la parejaDebe existir una buena comunicación entre la pareja

A esto hay que sumarle la naturaleza biológica de los hombres y mujeres. En general, el momento en que la libido alcanza su mayor exponente en hombres es cuando llegan a la pubertad, entre los 15 y 17 años. A partir de ahí, su libido va bajando poco a poco a lo largo de su vida. A diferencia de ellos, las mujeres van ganándola momentáneamente hasta que llegan a la treintena, que será cuando su libido llegue a su momento cumbre.

Pero lo que dicta la biología no lo es todo. Otras circunstancias sociales también afectan a la libido. La falta de privacidad puede ser una de ellas, ya que si no nos sentimos cómodos en un lugar será complicado hacer el amor. El estrés, las distracciones del día a día, el cansancio y la depresión son los motivos más frecuentes que bajan la libido, así como problemas psicológicos de experiencias sexuales traumáticas, ataques violentos, la baja autoestima o ansiedad por empezar una nueva relación íntima.

Por otra parte, el estado físico de cada uno también tendrá que ver. Los problemas de hormonas como el hipotiroidismo y algunos medicamentos (la flutamida por ejemplo, que se utiliza para tratar el cáncer de próstata) afectan a la libido. En los hombres también importa la frecuencia de eyaculación, ya que en un estudio se demostró que tras 7 días de abstinencia la libido era mucho mayor.

Por supuesto otros medicamentos, drogas y hábitos reducen el apetito sexual como los antidepresivos, antipsicóticos, opioides, los beta bloqueadores o inhibidores de serotonina en general. Las píldoras anticonceptivas, al contener la testosterona, también reducen las ganas de hacer el amor. El tabaco y el exceso de alcohol también afectan, y por el contrario, hacer ejercicio y disminuir estos vicios reforzarán una libido sana.

¿Podemos controlar nuestra libido?

Sí que es posible controlar nuestra libido mediante conductas y medicamentos, entre otros factores. Existe una variedad de fármacos afrodisíacos que ayudan a revitalizar el deseo de sexo así como la Viagra para hombres, que produce la erección para el acto sexual.

Por otro lado, como es conocido, existen ciertos alimentos que estimulan la libido. Los higos, las bananas y el aguacate son consideradas frutas afrodisíacas. El chocolate estimula el desprendimiento de serotonina y su delicioso sabor establece un tono sensual en la pareja. La albahaca es también un alimento sano cuyo aroma multiplica los sentidos. Un vasito de vino también os ayudará desinhibiros un poco, pero recuerda que con uno es suficiente, con más puede que os resulte difícil alcanzar una relación sexual satisfactoria.

Dedícate un poco de tiempo a ti mismaDedícate un poco de tiempo a ti misma

Si crees que el problema reside en la autoconfianza soluciona aquello de ti que no te gusta. Si por ejemplo no sientes deseos de hacer el amor porque no te encuentras atractiva reserva un día para mimar tu cuerpo. Pide cita en la estilista y depílate, hazte algún tratamiento corporal y verás cómo te sentirás mejor. Hacer ejercicio y seguir una dieta sana hará que te encuentres más a gusto en tu cuerpo tanto por fuera como por dentro. La práctica de yoga o meditación te ayudará a sentirte más relajada y concentrada, por lo que se reducirán los niveles de estrés.

Pero como es lógico, el deseo sexual también dependerá mucho de la relación de pareja. Si estáis en buenos términos las probabilidades de tener una libido alta son mucho mayores que, si por ejemplo, acabáis de discutir. La comunicación entre vosotros será clave para que vuestra actividad sexual sea óptima.

Si llegas a cierto punto en que la libido se convierte en un problema para ti y tu pareja puedes considerar buscar el consejo de un profesional, que te ayudará a buscar la raíz del problema y te tratará teniéndolo en cuenta.

Artículos recomendados

Comentarios