Menú
Cómo afecta el VPH a las relaciones sexuales
VIRUS

Cómo afecta el VPH a las relaciones sexuales

Sabes de lo que significan las siglas VPH o más conocido como el virus del papiloma humano, si no lo conoces en Bekia parejas te descubrimos de que trata.

A lo largo de estos últimos años hemos escuchado hablar del virus del papiloma humano un montón de veces debido a los nuevos avances de la ciencia pero, ¿Estamos realmente informados?¿sabemos de veras a qué se debe, a quién puede afectar y como detectarlo?¿Influye en la calidad del sexo con nuestra pareja y va a perjudicarnos en cuestiones de amor o de la intimidad que tengamos con la persona? En caso negativo, éste artículo tratará de responder algunas de las dudas sobre el tema. Para empezar ¿qué es esta enfermedad?

Las siglas VPH se refieren al virus del papiloma humano, y existen más de 100 tipos de variaciones para éste virus. Algunas veces se manifiesta con verrugas que frecuentemente aparecen en las plantas de los pies y en las manos y cerca de 40 tipos del virus pueden infectar el área genital: la vulva, vagina, cuello del útero, recto, ano, pene o escroto.

Las infecciones genitales a causa de éste virus son muy comunes, tanto que casi todos los hombres y las mujeres activos sexualmente lo contraen en algún punto de su vida sin darse cuenta. Es más, la mayoría de la gente que ya tiene el virus, no lo sabe. Os parecerá raro, sin embargo ocurre que la mayoría de las infecciones causadas por esta enfermedad no tienen efectos perjudiciales en absoluto. En otras ocasiones, algunos tipos de este virus pueden causar verrugas genitales, pero están considerados tipos de virus de bajo riesgo.

La enfermedad del VPH puede generar cáncer cervicalLa enfermedad del VPH puede generar cáncer cervical

Sin embargo, la parte que puede llegar a asustar de este virus es el hecho de que puede ocasionar cambios celulares que a veces generan cáncer cervical y otros tipos de cáncer en los genitales y la garganta. A estas variaciones se las llaman tipos de alto riesgo.

Es cierto que la mayoría de las infecciones por el virus del papiloma humano desaparecen entre los 8 y los 13 meses, sin embargo hay otras que no desaparecen y pueden esconderse en nuestro cuerpo durante años sin ser detectadas. Por este motivo, es imposible saber de forma exacta el momento en el que una persona se infectó con esta enfermedad, quién se la transmitió o el periodo de tiempo que hace que la padece.

Normalmente asociamos la enfermedad del VPH con las mujeres, porque los casos más sonados han sido casos que tenían que ver con mujeres a las que se las diagnosticó con cáncer de útero debido a esta enfermedad, sin embargo estamos muy equivocados, el virus puede ser contraído tanto por mujeres como por hombres, y es que se propaga de piel a piel, generalmente durante el sexo vaginal, anal u oral, por lo que puede afectar a áreas del cuerpo relacionadas con esas tres modalidades.

Así que ¿cómo hacemos si padecemos el virus del VPH y tenemos pareja?

La salud es lo primero y, en el terreno del sexo y el amor hay que jugar siempre con cuidado, así que lo primero es acudir a un médico si notamos algo extraño, o hacerse chequeos habituales para comprobar que todo funciona como debería y que gozamos de buena salud.

Sin embargo, si nos diagnostican con este tipo de enfermedad, aún podemos tomar algunas medidas para no contagiar (o reducir el índice de contagio) a nuestra pareja. Para empezar, es recomendable que te vacunes contra el VPH, que protege a las mujeres del contagio de los dos tipos de esta enfermedad que causan el 70% de todos los casos de cáncer cervical.

¿Y el sexo?

Otro de los remedios es que te abstengas del juego sexual que implique contacto de piel con piel, pero es comprensible que esto es un poco complicado y que acabaría desembocando en una pérdida de intimidad con tu pareja.

Habrá que llevar cuidado con el contacto piel con piel en el sexoHabrá que llevar cuidado con el contacto piel con piel en el sexo

Y en el amor de pareja la intimidad que se consigue con el sexo es muy importante, así que, si decides tener sexo, ya sea vaginal, anal u oral con tu pareja, asegúrate de estar utilizando un condón a pesar de que el condón no sea tan efectivo contra el VPH como lo son contra el sida o la clamidia, sin embargo reducirá las posibilidades de contraer la enfermedad en gran medida y será mucho más seguro.

Acude a tu médico para recibir orientación más específica u otros métodos que puedan servirte para llevar una vida sexual más cómoda mientras estés infectado con este virus y ten paciencia hasta que recuperes la salud. Tu pareja sabrá comprenderlo, el amor puede con todo.

¿Y si no tengo pareja?

En este caso, si estás soltero o soltera, no tienes pareja y has contraído el virus, lo más sensato es que en tus relaciones sexuales, si las tienes, seas muy precavido y tengas en cuenta la salud de la otra persona antes de hacer tonterías.

Habla con la persona y procura que quede en la intimidad, es una enfermedad muy común y normalmente inofensiva, pero a la otra persona puede no parecerle tan inofensiva y decidir no tener sexo. Deberás poner la salud por encima del sexo la temporada que estés infectado o infectada y acudir al médico de forma regular.

Deberás poner la salud por encima del sexoDeberás poner la salud por encima del sexo

Pero ¿hay tratamiento?

No, no existe tratamiento médico para este virus. Sin embargo, existen tratamientos para los problemas de salud que puede causar el VPH: las verrugas genitales, por un lado, pueden ser tratadas por ti misma/o o por tu médico. Si no se tratan, las verrugas genitales pueden desaparecer, quedarse igual o aumentar en tamaño o cantidad dependiendo de tu fisionomía y organismo (o de la suerte).

Por otro lado, el precáncer de cuello uterino puede tratarse exitosamente. Las mujeres que se hacen en forma periódica la prueba de Papanicoláu y tienen un seguimiento adecuado pueden identificar problemas antes de que aparezca el cáncer. La prevención es siempre preferible al tratamiento, y como éste, cualquier tipo de precáncer es tratable si se detecta con tiempo.

En definitiva, estamos tratando con un tipo de enfermedad que normalmente desaparece por si sola y no da mayores problemas, así que, en inicio, no debes preocuparte por si es peligroso contagiar a tu pareja en el sexo, si va afectar a vuestra intimidad o a vuestro nivel de amor y si va a ir a mayores.

Ahora bien, si se te detecta, acude al médico regularmente para hacerte un seguimiento (aunque solo sea por prevenir males mayores) y relájate, porque cualquier efecto secundario, si eres consciente de que la padeces, es fácilmente remediable.

Artículos recomendados

Comentarios