Menú
7 efectos negativos en tu vida de ver pornografía
7 efectos negativos en tu vida de ver pornografía
PORNO

7 efectos negativos en tu vida de ver pornografía

Hoy en día se consume mucha pornografía y se ha comprobado que esta tiene algunos efectos negativos sobre la vida de las personas.

Que a día de hoy un alto porcentaje de la población consume pornografía de forma tanto esporádica como habitual no es ningún secreto. Mucha de la gente que consume porno es para practicar la masturbación, y necesita de esa especie de "inspiración" a la hora de poder llevarlo a cabo. Lo que muchas de estas personas no sabrán es que la pornografía es perjudicial tanto para ellos mismos como para la sociedad en general.

No nos confundamos; que la pornografía sea perjudicial no implica que la masturbación también lo sea. Además, respecto a todo este asunto hay una gran cantidad de teorías que hablan de otro tipo posible de porno; porque el problema fundamental de la pornografía es cómo esta es tratada ahora mismo. Se elabora y se consume una pornografía machista, que cosifica y ataca directamente a las mujeres por el único hecho de serlo, que fetichiza a las personas racializadas y a las personas transexuales. Hay teorías, pues, que señalan que el problema es la pornografía que se hace ahora mismo, y que otro tipo de pornografía es posible.

Muchos utilizan el porno como fuente de inspiración durante la masturbaciónMuchos utilizan el porno como fuente de inspiración durante la masturbación

Pero continúa siendo innegable que el porno, a día de hoy, puede tener muchos efectos negativos en tu vida. Y hay siete que son fundamentales, que son los que os vamos a contar hoy. Es tu decisióntexto enlace, pues, consumirlo o no.

1. Concepción errónea del sexo

Los adolescentes, en muchas ocasiones, aprenden lo que es el sexo a través del porno. El porno y la masturbación son algo así como el escalón introductor de los jóvenes de hoy en día, ¡y esto es muy tóxico! Sobre todo para las mujeres, pero también para los hombres.

Ver porno ayuda a que se tenga una concepción errónea del sexoVer porno ayuda a que se tenga una concepción errónea del sexo

Y es que el sexo no es como se muestra en la pornografía, ni mucho menos. El sexo es algo mucho más natural, es algo que no está tan preparado, que no es tan "espectacular"; es decir, la pornografía no deja de ser ficción. Asociarla con la vida real es un error en el que muchos pueden caer.

2. El porno es machista

Una de las mayores pegas que se le pone al porno, y con razón, es que es extremadamente machista. La figura de la mujer aparece siempre excesivamente sexualizada, cosificada, maltratada y vejada; es increíble la cantidad de porno que "simula" violaciones. La cultura de la violación proviene, básicamente, de esta pornografía.

Hay una minoría de porno que podría considerarse feminista, pero este no es ni mucho menos tan asequible como el porno gratuito que hay en internet.

3. El porno puede provocar impotencia

Aunque esto suene contradictorio, ni mucho menos lo es, y cada vez hay más pruebas de ellos. Hay casos de hombres (como Gabriel Deem) que, tras consumir porno diariamente, acabó sufriendo impotencia; esto se debe a que sus niveles de dopamina se elevan mucho con este tipo de imágenes, y el cerebro comienza a exigir este tipo de estimulación. Ya no le vale cualquier otra estimulación: solo le vale esta.

Ver porno puede provocar impotenciaVer porno puede provocar impotencia

Y, volviendo al punto uno, el porno y el sexo en la vida real no tienen nada que ver.

4. Ver demasiada pornografía puede dañar el cerebro

El típico mito de "masturbarte hará que te quedes ciego" es totalmente falso; pero eso de que el cerebro puede verse reducido tras consumir porno en exceso es algo que se ha demostrado en estudios científicos.

Ver demasiada pornografía puede dañar el cerebroVer demasiada pornografía puede dañar el cerebro

Según un estudio realizado en el Centro de Psicología del Ciclo Vital de Berlín, el porno hizo que las zonas del cerebro relacionadas con el aprendizaje de los hombres que fueron sometidos a la prueba se redujera considerablemente. Todo esto se debe a que había una estimulación demasiado intensa por parte del cerebro, como hemos explicado en el punto anterior.

5. La masturbación puede acabar siendo tediosa

La masturbación es, en sí, una práctica muy beneficiosa para todos los seres humanos. No solo garantizan que se conozcan más a sí mismos, sino que también hace que, a nivel de salud, se encuentren mucho mejor.

Pero la masturbación con la pornografía puede acabar siendo algo tedioso, algo repetitivo, algo que no permita la imaginación. Si le damos a nuestro cerebro tanto, este pedirá cada vez más y más.

6. Se puede convertir en una adicción

Pese a que os parezca improbable, lo cierto es que el porno puede acabar siendo tan adictivo como cualquier otro tipo de droga. Esto ha sido demostrado por una investigación de la Universidad de Cambridge, que acabó declarando que el cerebro de las personas que consumían porno de forma diaria reaccionaba a su falta como un drogadicto que no tiene su dosis. Porque, como se ha señalado, la pornografía hace que nuestro cerebro genere dopamina en gran cantidad, y que se acostumbre a ello.

El porno se puede convertir en una adicciónEl porno se puede convertir en una adicción

7. El porno nos hace dejar de disfrutar de la misma manera

Al acostumbrarnos a tener el sexo (o la masturbación) tan cerca, tan a mano, las prácticas sexuales acaban siendo mucho menos satisfactorias. Todo esto pasa a un segundo plano, e incluso el esfuerzo que conlleva practicar sexo con una persona acaba pareciendo innecesario; hay muchas personas que prefieren la masturbación a acostarse con alguien por lo sencillo que es lo primero.

Una vez dicho esto, lo cierto es que cada cual es libre de decidir qué prefiere hacer con su vida, y si quiere consumir o no pornografía. Mas, para poder decidir de la mejor manera, hay que informarse y saber qué es lo que conlleva nuestra decisión exactamente; de otra forma, estaremos decidiendo prácticamente a ciegas. Es necesario saber que el porno es una industria tóxica, que somete a las mujeres y donde las agresiones sexuales son el pan de cada día; es necesario, a su vez, conocer todos los casos de violaciones y abusos que hay. Porque solo así se podrá decidir justamente si se consume o no.

El porno puede hacer que no disfrutes de la misma manera del sexoEl porno puede hacer que no disfrutes de la misma manera del sexo

Lo ideal sería que no se sucedieran estos abusos, que hubiera un porno libre de ellos. Mas, a día de hoy, esto no es más que una utopía sin ningún tipo de aplicación práctica. Una minoría del porno es libre y, esta minoría, acaba siendo mucho más cara que la pornografía mayoritaria (y gratuita) que todo el mundo consume alguna vez en su vida.

Te puede interesar

Comentarios