Menú
Consejos para romper con tu pareja si trabajáis juntos
Consejos para romper con tu pareja si trabajáis juntos
RUPTURAS EN EL TRABAJO

Consejos para romper con tu pareja si trabajáis juntos

Quieres romper con tu pareja con la que compartes puesto de trabajo y nos sabes como hacerlo. En Bekia te damos algunos consejos para superar este trance.

Intenta que vuestra ruptura sea lo menos dolorosa posibleIntenta que vuestra ruptura sea lo menos dolorosa posible]

Una ruptura nunca es fácil para ninguna pareja. Y menos cuando sabes que compartes con tu ex grupo de amigos o lo ves a diario en el trabajo. Si trabajáis juntos cuando dejéis de estarlo la tensión se trasladará de vuestra relación a la oficina y será complicado sobrevivir a la ruptura. No solo para vosotros, sino también para vuestro entorno.

Las cosas pueden llegar a ponerse feas en el trabajo, tanto que estés tentada a seguir adelante con una relación que no funciona por el mero hecho de pensar que la ruptura será aún peor. Son muchos los miedos a la hora de plantearte ir a la oficina en la que te vas a encontrar a tu ex, que seguirá en tu vida de una u otra manera.

En este artículo vamos a hacer un repaso de las situaciones que pueden darse cuando a pesar de la ruptura sigues teniendo que ver a tu antigua pareja en el trabajo y cómo gestionarlas para huir de los malos rollos y la tensión propia de momentos delicados.

Ruptura amistosa

Cuando llega el fin de una relación lo mejor, en cualquier caso, es que se dé una ruptura amistosa, pero no siempre es posible. Mas aún cuando hay sentimientos de por el medio e, incluso, pudiera haber terceras personas. Sabemos que no es fácil romper con una pareja y seguir siendo amigos. No vamos a pedirte eso, pero cuando compartes trabajo con tu ex trata de que la relación sea, sino amistosa, sí lo más civilizada posible.

Es la única forma de evitar la tensión cada vez que os veáis en la oficina y que no os afecte negativamente tener a tu ex cerca en el trabajo. Y es que tienes que tener en cuenta que la ruptura no solo os afectará a vosotros dos, sino también al resto de personas con las que compartís oficina.

De ahí que sea importante que tengas un hombro en el que apoyarte para pasar los peores momentos de la ruptura. Pero no has confundir esto con crear un frente contra tu ex. Evita trasladar a la oficina malos rollos, reproches o cosas que formen parte de la intimidad de la pareja. Huye de los cotilleos.

No es justo para la otra parte ser criminalizada en la oficina por cuestiones que no tengan que ver con el trabajo. Ni tampoco lo sería para ti si las cosas fueran al revés. Además, eso supondría meter en medio a compañeros, que no tienen nada que ver con la ruptura.

Intenta que vuestra ruptura no afecte al resto de vuestros compañeros de oficinaIntenta que vuestra ruptura no afecte al resto de vuestros compañeros de oficina

Actúa como una profesional

En la oficina has de actuar como una profesional y no como una ex resentida. De hacerlo así conseguirás, además, ofrecer una mejor imagen de ti misma. De ser una persona que deja a lado los problemas personales cuando está en la oficina. Pero sabemos que no es fácil, que habrá momentos en que la tensión se pueda cortar y será muy difícil no saltar. Para evitarlo está bien tener una persona de apoyo, como comentábamos antes, en la que poder confiar tus inseguridades y miedos.

Si tu ex trabaja en otro departamento o en otra oficina es más fácil mantener esta actitud y las cosas se vuelven más difíciles cuando compartís espacio. En esa situación lo más práctico es evitar conversaciones o actitudes que pueden generar tensión.

Así, no es buena idea hablar de nuevas relaciones o simplemente darlas a entender para generar celos, sobre todo cuando sabes que la otra parte no ha superado la ruptura. Tampoco aludir a temas que eran motivo de discusión cuando erais pareja, incluso que os pudieron llevar a romper la relación. De hacerlo puede desencadenar en una discusión en la oficina que no os dejará en buen lugar a ninguno de los dos.

Estudia tus posibilidades

Si la situación en que trabajabas con tu pareja te resultaba cómoda cuando estabais juntos probablemente no ocurra lo mismo cuando rompáis. Si compartíais turno o equipo la conciliación estaba servida, pero ahora no es necesaria, ni siquiera es deseada. Al fin y al cabo: ojos que no ven, corazón que no sienten. Podéis trabajar en la misma empresa pero viéndoos muy poco por no tener los mismos horarios o acudir a la misma oficina. Es una salida práctica, aunque puede ser vista también como una oportunidad.

Estudia las posibilidades que te ofrece tu trabajo. Y si tu empresa te permite cambiar de turno, de equipo de trabajo o de ubicación en la oficina plantéate hacerlo. Es más, no has de mirarlo solo tú, quizás a tu ex le apetezca un cambio de departamento y sea él quien se cambie. Por esto conviene mantener una relación civilizada con tu antigua pareja, para poder hablar qué es lo mejor para los dos. Al fin y al cabo superar una ruptura viéndoos en el trabajo os va a afectar a ambos.

Si la cosa no funciona lo mejor será romper por lo sanoSi la cosa no funciona lo mejor será romper por lo sano

Si uno de los dos quiere cambiar de puesto es la salida más fácil para ambos y de la ruptura podría salir una situación profesional mejor. Resultaría más problemático si los dos estuvierais cómodos en vuestros respectivos puestos y no estuvierais dispuestos a plantearos un cambio.

Última alternativa

Si no es posible mantener una relación civilizada con tu ex en el trabajo, si cada vez que os encontráis acabáis discutiendo por motivos que no tienen nada que ver con el trabajo y el mal rollo que existe entre vosotros se traslada al entorno de la oficina queda una última opción: romper por lo sano.

Buscar un nuevo trabajo, lejos del que has tenido hasta ahora es la última alternativa. Pero no has de verla como algo negativo, sino como una posibilidad para crecer profesionalmente, que te permitirá buscar nuevas metas y retos. Y también te ayudará a superar la ruptura sentimental.

Lo más interesante es que, en caso de que veas que no podéis seguir juntos en el trabajo, empieces a planificar tu salida con tiempo. Puedes recurrir a tu red de conocidos, seleccionar ofertas de empleo y buscar lo que mejor se adapte a ti con algo de tiempo.

Has de tener en cuenta que una salida de la empresa no sería lo más trágico. Peor sería que tu rendimiento laboral se viese resentido a causa de la ruptura o que la tensión fuera tal que los jefes decidan tomar cartas en el asunto y opten por echaros a uno de los miembros de la pareja. O incluso a los dos.

Artículos recomendados

Comentarios