Menú
Controles y pruebas médicas rutinarias durante el embarazo
LOS EXÁMENES MÉDICOS

Controles y pruebas médicas rutinarias durante el embarazo

Ecografías, análisis, exploraciones ginecológicas,... descubre el calendario básico de pruebas médicas de la mujer embarazada.

EcografíaLa ecografía, una de las pruebas básicas del embarazo

A partir del momento en que el óvulo fecundado se implanta en el útero éste comienza a aumentar de tamaño, el cuello uterino se ablanda, se forma la placenta y el cordón y comienza la secreción de hormonas específicas. La primera manifestación clínica en la mujer es la ausencia de la regla. A partir de ese momento, el test de embarazo será positivo.

La duración de un embarazo es de 40 semanas o 10 meses lunares o nueve meses más una semana del calendario o 280 días contados desde el primer día de la última regla. Otra manera de calcular la fecha probable del parto consiste en añadir 7 días y restar 3 meses a la fecha de la última regla.

Por tanto, si el parto se presenta en este tiempo, va a ser considerado como un "parto a término". Si lo hace antes, se llama "parto prematuro" y si lo hace con posterioridad a esa fecha se denomina "parto postmaduro".

Controles ginecológicos de la embarazada

La primera revisión ginecológica puede llevarse a acabo una vez que el test de embarazo resulte ser positivo.

En un embarazo normal se realizan 3 ecografía
En esa primera consulta, el especialista procederá a abrir una historia clínica, tras la cual realizará una exploración general y vaginal, citología vaginal, toma de tensión arterial, control de peso y auscultación del latido fetal. Esta revisión se complementará con la petición de análisis sistemáticos de sangre y orina, y de una ecografía. Aunque, a partir de entonces, será el criterio del obstetra el que marcará el ritmo de los siguientes reconocimientos y los exámenes que realizará la gestante, en líneas generales, en una gestación que transcurre con normalidad serán:

- 3 ecografías, realizadas en las semanas 11, 20 y entre la 32 y 34.

- Exploraciones ginecológicas cada 4 ó 5 semanas.

- Determinación del grupo y RH, de la alfafetoproteína en sangre y del test de O'Sullivan.

- Monitorizaciones fetales.

- Análisis de sangre y orina

Os ofrecemos a continuación más detalles sobre estas pruebas generales que hay que tener en cuenta durante el embarazo.

El grupo sanguíneo puede afectar al embarazo

Los distintos tipos de sangre se distinguen entre sí porque pertenecen a alguno de los cuatro grupos sanguíneos principales: A, B, AB, O. Además, se les puede diferenciar por el ipso Rh. Éste es un factor sanguíneo, un sistema antigénico, que recubre los glóbulos rojos de la sangre. Unas personas tienen Rh + y otras Rh-. Es indiferente tener uno u otro.

GinecólogoEl ginecólogo realiza un control del embarazo
El contratiempo surge cuando quieren ser padres una mujer con Rh- y un hombre con Rh+. Si el primer hijo nace con diferente Rh que la madre, a ésta habría que administrarle una sustancia que generase anticuerpos que favoreciesen futuras gestaciones con un desarrollo normal.

Dosificación de la alfafetoproteína

La alfafetoproteína es una sustancia que produce el feto, y la presencia en su sangre, en la gestante y en el líquido amniótico crece hasta la semana 32, momento en el que empieza a descender.

Niveles anormalmente altos pueden indicar defectos en el tubo neural. El análisis de la alfafetoproteína se lleva a cabo mediante un simple análisis de sangre, aunque también se puede hacer con líquido amniótico (entre las semanas 14 y 18).

Monitorización fetal

También denominada estudio cardiotocográfico, consiste en colocar sobre el abdomen de la embarazada dos micrófonos, sujetados con unos cinturones graduables. También se pueden colocar los dos sensores en el interior del útero: este sistema es más agresivo y aunque es más fiable, normalmente se prefiere la opción externa.

Con esta prueba se registra la frecuencia cardíaca fetal y la actividad uterina. Este control se puede llevar a cabo durante el parto para saber si existe o no sufrimiento fetal.

Ecografía obstétrica

Se utiliza una sonda abdominal o transvaginal para poder ver al bebé. En un embarazo normal, se suelen prescribir 3 ecografías: al principio (entre las semanas 8 y 12, para comprobar la fecha aproximada del parto, si el embarazo evoluciona y si el feto se desarrolla correctamente), a la mitad (en la semana 20, permite descubrir a tiempo posibles defectos de formación que puede ser posible corregir) y hacia el final del embarazo (entre las semanas 32 y 34, para confirmar la anterior. Se valora el peso fetal, el grado de maduración placentaria y la cantidad de líquido amniótico).

La ecografía se ha convertido en un examen de rutina durante el periodo gestacional, ya que gracias a ella se puede obtener mucha información a cerca del desarrollo regular y del estado de salud fetal. La ciencia ha evolucionado tanto que ya existe ecografía en cuatro dimensiones, que muestra al feto como si lo viésemos a través de una cámara de vídeo.

Comentarios