Menú
Ventajas e inconvenientes de elegir la separación de bienes en el matrimonio
Ventajas e inconvenientes de elegir la separación de bienes en el matrimonio
RÉGIMEN PATRIMONIAL

Ventajas e inconvenientes de elegir la separación de bienes en el matrimonio

El régimen patrimonial que existirá en el matrimonio es un importante factor a tener en cuenta cuando decides casarte. Estas son las ventajas y desventajas de la separación de bienes frente a los bienes gananciales.

Al casarse hay que decidir el régimen patrimonial que existirá en el matrimonioAl casarse hay que decidir el régimen patrimonial que existirá en el matrimonio

En el momento en que uno decide contraer matrimonio con su

pareja son numerosos los factores a tener en cuenta. Lo primero en lo que pensamos casi todos es en la celebración y en los detalles de la misma. Sin embargo hay otra serie de cuestiones, de un mayor carácter práctico, que hay que tener en cuenta. Una de ellas es decidir el régimen patrimonial que existirá en vuestra relación de pareja.

Actualmente en España hay dos posibilidades a la hora de decidir cómo gestionar el dinero dentro del matrimonio: bienes gananciales o separación de bienes. En numerosas comunidades autónomas por defecto se aplica la primera fórmula a toda pareja que se casa. En otras, las menos, como es el caso de Cataluña, se aplica la separación de bienes.

A la hora de contraer matrimonio y decidirse por una u otra fórmula hay que saber cuál es la que se aplica por defecto en la localidad en que vayáis a registrar vuestro enlace. En caso de querer la contraria debéis acudir, junto a vuestra pareja, a un notario para dejar constancia de lo que habéis decidido. Tanto la separación de bienes como la fórmula de gananciales se aplican básicamente en el caso de que se produzca un divorcio, pero también en otras cuestiones que veremos a continuación.

¿Separación de bienes o bienes gananciales?

Un modo rápido de explicar la diferencia entre uno y otro régimen es decir que en la separación de bienes el dinero de los contrayentes es independiente, al igual que lo son sus bienes patrimoniales. En el caso de gananciales el dinero se pone en común desde el momento en que se casen por lo que, en el caso de una separación, se dividirá a partes iguales.

Se trata de una explicación breve porque hay más detalles. En el caso de los bienes gananciales cuando uno de los miembros del matrimonio recibe una herencia ésta no se incluye como tal, siempre será suya únicamente y no entrará en ninguna repartición. Lo mismo ocurre con determinadas indemnizaciones y las donaciones. Son conocidos como bienes privativos.

Se puede firmar un acuerdo prematrimonial estableciendo probabilidades y condicionesSe puede firmar un acuerdo prematrimonial estableciendo probabilidades y condiciones

Además en el régimen de gananciales el dinero se pone en común, pero también las deudas, por lo que si tu pareja las contrae tú serás igual de responsable que ella para liquidarlas. En ciertas ocasiones esto puede incluso afectarte aunque estéis separados.

Al margen de estas separación de bienes o gananciales está la opción de firmar un acuerdo prematrimonial, que establecerá todas las probabilidades que existen desde el punto de vista económico si la boda acaba en divorcio y las condiciones para que así ocurra. De este modo se pueden ceder unas propiedades o un dinero a la pareja aunque se haya optado por la separación de bienes.

La separación de bienes, más seguro

La separación de bienes, en ese sentido, resulta más práctica. Ninguno aporta dinero, ni propiedades a la otra parte, por lo que en el caso de un divorcio o de que alguno contraiga una deuda cada uno será responsable de su parte, sin poder reclamarle al otro.

De este modo el matrimonio resulta más seguro para salvaguardar el patrimonio personal de una o de las dos partes de la pareja que contraiga matrimonio. Su patrimonio permanecerá inalterable y las decisiones que se tomen sobre el mismo provendrán de una de las partes únicamente.

La separación de bienes permite salvaguardar el patrimonio personal de los contrayentesLa separación de bienes permite salvaguardar el patrimonio personal de los contrayentes

Hasta hace unos años la separación de bienes era algo que se aplicaba principalmente a un matrimonio de personas bastante adineradas, para evitar intereses oscuros y traiciones y proteger su patrimonio. Sin embargo cada vez se ha extendido más entre cualquier clase de matrimonio. Esto ha coincidido con el hecho de que el divorcio sea un fenómeno mucho más extendido entre las parejas.

Ya os comentamos que en el régimen de gananciales no sólo se reparten las deudas, algo que no ocurre en el caso de que hay separación de bienes. Cada uno es responsable de su patrimonio, para bien y para mal.

Es por ello que es asumida por gente que emprende negocios con elevadas transacciones, a modo de salvaguarda en caso de que la empresa no funcionara como era de esperar. En especial se actúa así cuando tienen hijos y al quedar liberado uno de los padres de la deuda será el otro el que pueda hacer frente a su manutención y crianza sin mayor problema y aunque se mantenga la convivencia conyugal.

¿Cómo gestionar el patrimonio conjunto?

Estas son las modalidades que existen en el régimen patrimonial de un patrimonio y hacen hincapié en lo que pasará cuando el matrimonio se acabe, pero ¿y en la convivencia del día a día? Cada pareja ha de decidir cómo gestiona su dinero, incluso si adquieren propiedades de manera conjunta aunque tenga hecha la separación de bienes. Aquí es elección de cada uno cómo actuar. Normalmente es una charla que se tiene antes de darse el sí quiero, para evitar males entendidos y discusiones a posteriori.

Las parejas han de decidir cómo gestionan el patrimonio conjuntoLas parejas han de decidir cómo gestionan el patrimonio conjunto

En el caso de una pareja que haya separado sus bienes pueden adquirir nuevas propiedades juntos dejando por escrito y ante notario cuánto ha puesto cada uno en la compra para saber cómo se ha de repartir si fuera necesario. Hay una serie de gastos del día a día que, por lo general son acometidos por las dos partes de manera conjunta. Es el caso del dinero que se destina a comida, a pagar las facturas de la luz o el agua, así como aquellos que se puedan derivar del cuidado de los hijos que se tengan en común.

El modo más útil de afrontar esa situación es crear una cuenta bancaria conjunta en la que ambos contrayentes vayan incorporando dinero del modo que hayan determinado y que estará destinado a la compra de bienes y servicios en común. Luego, de manera independiente, pueden tener otras cuentas para el resto de operaciones que realicen.

La decisión no es irreversible

Por lo general las parejas deciden el que será su régimen patrimonial cuando se van a casar y se hace efectivo a partir de que se dan el sí quiero. Sin embargo hay que tener en cuenta que esta decisión no es para toda la vida y se puede rectificar en cualquier momento. Es aplicable desde el momento en que se cambia, pero no tiene carácter retroactivo.

El régimen patrimonial no es irreversible y la pareja puede cambiarlo ante notarioEl régimen patrimonial no es irreversible y la pareja puede cambiarlo ante notario

Así, si uno se ha casado en gananciales puede hacer separación de bienes cuando quiera, con independencia del tiempo que lleve casado. En el sentido inverso también se puede dar la vuelta a la operación. En cualquiera de los casos es necesario que los dos miembros de la pareja estén de acuerdo y como tal lo rubriquen ante notario para que exista constancia oficial y sea aplicable a cualquier trámite económico que realicen en el futuro.

Te puede interesar

Comentarios