Menú
Ventajas e inconvenientes de casarse por la Iglesia
Ventajas e inconvenientes de casarse por la Iglesia
¿CUÁL ES LA MEJOR OPCIÓN?

Ventajas e inconvenientes de casarse por la Iglesia

Casarse por la iglesia tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. ¡Descúbrelas!.

Ya os habéis comprometido, pero ahora llega la parte más complicada; la boda. Entre todas las decisiones que deberéis tomar una de las primeras y más importantes es la de si preferís hacer una boda religiosa o civil. Son muchos los componentes a tener en cuenta a la hora de decidir de qué manera queréis celebrar el enlace. Si estáis pensando en casaros por la Iglesia pero aún no lo tenéis muy claro a continuación te resolvemos tus dudas.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de una boda religiosa

Para celebrar una boda religiosa lo esencial es que vuestros sentimientos religiosos sean sinceros. Muchas personas acceden a contraer matrimonio por la Iglesia porque sienten presión por su familia o por la pareja. Si estás planteándote una ceremonia religiosa porque tu pareja lo es y tú no es una decisión tuya que tienes que conversar detenidamente con tu futuro cónyuge. Si por el contrario es algún miembro de tu familia quien no contempla un enlace por lo civil tienes que recordar que tú eres la protagonista de tu boda y que es tu día. Por lo tanto no deberías hacer nada que no quieras hacer sólo por contentar a los demás.

Si decides casarte por la iglesia lo esencial es que vuestros sentimientos religiosos sean sincerosSi decides casarte por la iglesia lo esencial es que vuestros sentimientos religiosos sean sinceros

Una vez decidido que quieres casarte por la Iglesia, ésta ofrece algunas ventajas para los novios. En general, las personas que piensan en contraer matrimonio de manera religiosa ya tienen pensando el lugar de la ceremonia: bien puede ser la iglesia que han frecuentado toda su vida en su pueblo o ciudad, una ermita que consideren muy bonita o una catedral impresionante. Aunque esta última posibilidad es más difícil de conseguir resulta más sencillo tener en la cabeza ya el emplazamiento del enlace en vez de tener que decidir entre centenares de posibilidades. Además la espectacularidad de estos edificios religiosos, en cuanto a la parte estética se refiere, no se encuentra normalmente en otros lugares. Por otro lado, al tratarse de lugares más concurridos públicamente puede ser más complicado encontrar la fecha que queréis para celebrar las nupcias.

Antes de contraer matrimonio por la Iglesia es muy probable que tengáis que realizar un cursillo prematrimonial. Depende del párroco pediros la certificación o no antes de casaros pero la mayoría todavía lo requieren. Estos cursillos, que hoy en día duran unos días e incluso se pueden hacer a distancia, tratan de manera religiosa (generalmente católica cristiana) todos los aspectos del matrimonio, desde la relación entre hombre y mujer, pasando por la paternidad o la manutención del hogar común. En algunos casos los da el mismo cura pero estos cursos se han ido modernizando y actualmente está la posibilidad de hacerlos por grupos o de ser instruidos por una pareja casada que utiliza métodos más participativos y dinámicos.

Antes de contraer matrimonio por la Iglesia es muy probable que tengáis que realizar un cursillo prematrimonialAntes de contraer matrimonio por la Iglesia es muy probable que tengáis que realizar un cursillo prematrimonial

Otra característica de las bodas religiosas y que se puede considerar tanto como ventaja o desventaja, dependiendo de vuestros gustos, es que el guion del enlace es estricto. Si estáis buscando la oportunidad de celebrar una boda creativa esta no será vuestra mejor opción. Si por el contrario os gustaría tener una ceremonia clásica y no queréis tener que pensar en el orden del acto, quién leerá el qué o qué va después de qué, una ceremonia por la Iglesia será perfecta ya que viene todo organizado. Esta es posiblemente la mayor diferencia con los enlace civiles, en los que los novios tienen total libertad para diseñar su boda perfecta: el vestuario, el lugar, la música, las lecturas y todo lo que se quiera incluir en la ceremonia es decisión de ellos. Cabe mencionar que en la Iglesia el vestido de la novia debe ser recatado y no mostrar los hombros, razón por la que muchas novias llevan velo dentro del edificio.

Un aspecto importante de las bodas por la Iglesia que se ha de tener muy en cuenta es todos los documentos que son necesarios para casarse y las consecuencias futuras para los novios que han contraído matrimonio religiosamente. Antes del enlace deberán aportar acreditaciones que verifiquen que los dos han sido bautizados, y en muchos casos confirmados. Así mismo, si posteriormente los novios deciden divorciarse ya no podrán volver a casarse por la Iglesia, ya que el divorcio está mal visto por la Iglesia Católica. Si pese a esto se decide volver a contraer matrimonio habrá que pedir la nulidad, por la cuál se han de reunir una serie de requisitos y cuyo proceso suele ser largo, aunque la reforma del 2015 del Papa Francisco ha facilitado el proceso. Si la pareja se ha casado por lo civil pero quiere bautizar a su hijo también puede encontrarse con algún problema.

¿Cuáles son las diferencias con una boda civil?

Dicho esto, si aún estáis indecisos entre elegir una boda religiosa o no, cabe enumerar algunas características de las bodas civiles en comparación. Como ya hemos comentado, en las bodas civiles todo es decisión de los novios. Por ejemplo, si escogéis esta opción y queréis incluir lecturas en la ceremonia estas no tienen por qué ser extraídas de la biblia, a diferencia de lo que ocurriría en la Iglesia. El orden y la duración también es al gusto; podéis hacerla tan corta o larga como queráis e introducir todos los elementos que más os gusten (los más típicos son canciones importantes para los novios, recuerdos de los familiares y votos escritos por los mismos cónyuges).

El papeleo a entregar antes de la ceremonia civil es menos extenso que el que piden en la IglesiaEl papeleo a entregar antes de la ceremonia civil es menos extenso que el que piden en la Iglesia

El papeleo a entregar antes de la ceremonia es menos extenso que el que piden en la Iglesia y no existen las consecuencias que hemos especificado anteriormente si los novios deciden pedir el divorcio. Existe una diferencia con las bodas por la Iglesia en cuanto a la persona que tiene que realizar la ceremonia: así como con las bodas religiosas el cura será el que os case, en las bodas civiles tendréis que buscar vosotros al alcalde, concejal o juez de paz y concertar con él o ella la fecha y el lugar.

Estos son los puntos a tener en cuenta para decidir si queréis casaros o no por la Iglesia. ¡Ahora a empezar a planificar!

Te puede interesar

2 Comentarios

Viking

30/09/2016 18:03

CUÁNTA INCULTURA!!! Estaba leyendo este artículo y no dejaba de asombrarme por la cantidad de cosas inciertas que se dicen en él. Para empezar, eso de que el guión de una boda religiosa es estricto es una completa falacia. En una boda religiosa puedes cambiar tantas cosas como en una civil (incluso más). Por ejemplo, las lecturas que se van a leer (incluido el evangelio) las pueden escoger los novios a su libre elección. Obviamente tendrán que ser extraídos de la Biblia, pero es que los artículos que se leen del Código Civil en una boda civil, también están extraídos del Código Civil español de 1889 (arts. 66 a 68). Querer leer lecturas del Corán por ejemplo, sería como querer leer artículos del Código Civil colombiano, lo cual no tendría sentido casándose en España, como no tendría sentido leer el Corán en una boda religiosa cristiana, para eso te casas por el rito musulmán. Respecto al vestuario, lugar y música, hay tanta libertad en un rito como en otro. Obviamente, sería raro poner a Metallica para la entrada de la novia, no lo he visto nunca, sin embargo tampoco creo que haya ninguna restricción. Respecto al lugar, el único requisito para la validez de una boda religiosa (católica), es que haya un sacerdote, dos testigos, y los cónyuges, en absoluto se tiene que acudir a una iglesia, ermita o catedral. En la peli de "Braveheart", los protas se casan en el bosque y es una boda perfectamente válida (perdón por el spoiler). Eso de que el vestuario deba ser recatado también es otra falsedad. He visto novias casándose en iglesias con escotes más pronunciados que de fiesta un sábado por la noche. Lo único, es verdad que a lo mejor el sacerdote le dice de ponerse un velo al menos durante la ceremonia, aunque lo normal es que eso salga de la novia por respeto al cura. Respecto al tema de la disolución del matrimonio, no es que te pongan más pegas a la hora de divorciarte si te casas por la iglesia porque esté mal visto, ¡es que directamente no se puede! El matrimonio cristiano tiene los requisitos de unidad e indisolubilidad, por lo que cuando te casas por la iglesia es que va a ser para SIEMPRE. Cosa distinta es que se haya dado algún motivo de nulidad, como vicio en el consentimiento u otros (están recogidos por el derecho canónico). En ese caso podría instarse la nulidad del matrimonio, que en caso de conseguirse sería como si el matrimonio no hubiese existido nunca, que es lo que significa que algo sea nulo, por eso se podría volver a casar por la iglesia esa persona, porque realmente es como si nunca se hubiese casado. Pero esto son situaciones excepcionales que se miran caso por caso. Lo normal es que un matrimonio sea para siempre. En cambio en el matrimonio civil no hay ningún problema, puesto que la indisolubilidad es una característica del matrimonio cristiano, no del civil. En caso de que los cónyuges quisieran divorciarse únicamente tendrían que instar una demanda de divorcio. Incluso una persona casada y divorciada por lo civil podría posteriormente casarse por la iglesia, pues para la iglesia el matrimonio civil no tiene ningún efecto (es el caso de la reina Leticia). Es decir, que el matrimonio cristiano tiene validez tanto para el derecho civil (para la sociedad) como para el derecho canónico (la iglesia). Sin embargo, el matrimonio civil únicamente tiene efectos para el derecho civil, a ojos de la iglesia es como si no estuvieras casado. Lo de que el papeleo sea más extenso en una boda religiosa tampoco es así. Únicamente tienes que llevar las partidas de bautismo. El estar confirmado únicamente es aconsejable, pero no requisito indispensable, te puedes casar perfectamente por la iglesia sin estar confirmado. Por último, con lo único que sí estoy de acuerdo con el artículo es con lo que dice al principio de que lo esencial es que los sentimientos religiosos sean sinceros; o dicho de otra manera, que tengas fe. Si crees en Jesucristo y piensas que para unir tu vida junto a otra persona, de manera de dejéis de ser dos y paséis a ser una sola carne, necesitas de la gracia de Dios cada día, cásate por la iglesia. De hecho, para un cristiano, el matrimonio civil no tiene validez alguna, más que los efectos civiles que se dan jurídicamente hablando. Si en cambio no eres una persona creyente, ni crees que el matrimonio es para toda la vida sino sólo hasta que el amor dure como suele decirse, cásate por lo civil. Sería una pantomima hacerlo por la iglesia. No soy quién para decir a nadie la forma en la que tiene que casarse, pero me parece hipócrita la gente que se casa por la iglesia sin tener fe ninguna, ni idea de lo que significa lo que está haciendo. Desde luego no soy nadie para juzgar las acciones de los demás, únicamente digo que seamos coherentes con lo que creemos. Se habla también en el artículo de los cursillos prematrimoniales. A mí no deja de llamarme la atención de que para ser una persona sacerdote necesite años y años de formación para descubrir y conocer su vocación sacerdotal, y sin embargo, para la vocación al matrimonio que es también para toda la vida, se limiten a darte un cursillo de unos pocos días. ¿Acaso no son ambas vocaciones para toda la vida? Por supuesto no estoy diciendo que hayan de darse cursillos de años, ¡nadie se casaría! Pero de un año, que es lo que suele tardar la gente en casarse desde que pone fecha hasta que realmente se casa lo veo imprescindible. Si antes de casarse la gente viera y comprendiera a qué se van a enfrentar, podrían decidir con mucho más conocimiento de causa el hacerlo o no. A mí personalmente, me parece una decisión bastante importante como para tener que discernirla muy bien. Perdón por todo el rollazo, pero es que me resistía a dejar a la gente así de confundida al haber leído el artículo. Saludos!