Menú
Enamorarse de un famoso: el peligro de caer en el acoso
¿AMOR U OBESIÓN?

Enamorarse de un famoso: el peligro de caer en el acoso

El amor platónico puede ser igual de perfecto que los demás tipos de amores a pesar de saberse que nunca se hará realidad.

El amor puede ser de muchos tipos. Está el amor pasional, el amor fraternal o el amor platónico. Éste último puede ser igual de maravilloso que los demás a pesar de que por su carácter se sabe que nunca se cumplirá. Y precisamente ahí radica uno de sus encantos, es un amor puro, bucólico, que se da sin esperar nada a cambio porque sabes que nunca va a pasar nada con esa persona que, habitualmente, tienes idealizada.

Se suele dar con personas a las que se admira y que no se conocen personalmente o que ni siquiera viven en el mismo momento que nosotros. Uno puede enamorarse platónicamente hasta de alguien que ni siquiera es real, como un personaje de una serie de televisión o del protagonista de una novela. El amor es posible, ese enganche que hace que sepas que es la persona perfecta para ti pero al mismo tiempo eres plenamente consciente de que nunca estaréis juntos porque es inviable.

El amor platónico es maravilloso, pero si no se entiende puede ser obsesivoEl amor platónico es maravilloso, pero si no se entiende puede ser obsesivo

El amor platónico es algo maravilloso, pero cuando no se entiende bien puede acabar derivando en una obsesión y, si es con una persona a la que se puede llegar a tener acceso, puede terminar en acoso y en una situación muy desagradable para todas las partes implicadas.

Todos hemos oído casos de fans que siguieron a su cantante favorito, que escribieron cartas que primero eran dulces y acabaron por ser amenazas a la actriz de sus sueños o, en el peor de los casos, que terminaron por poner en peligro a esa persona por la que sienten un amor platónico o algún miembro de su familia.

El amor idealizado

Tener un amor platónico es algo maravilloso y en lo que casi todos, en algún u otro momento de nuestra vida, hemos caído. Es algo bastante habitual en la adolescencia, ya que suele ir asociado con idealizar a alguien, ser su fan y estar de acuerdo con todo lo que dice, piensa y hace. Se suele dar con un famoso, tal que un cantante o un actor, en definitiva, un personaje público del que resulta muy sencillo 'colgarse' porque solemos ver esas cosas que nos prendan y no la realidad de cómo es en su día a día.

Basta que veas una foto de tu amor platónico para que empieces a imaginar cosasBasta que veas una foto de tu amor platónico para que empieces a imaginar cosas

El amor platónico coincide en varios aspectos con otro tipo de amor, incluso con la primera fase del enamoramiento. Ese momento en que basta con ver una foto de la persona amada para sonreír o tenerle presente en todas las conversaciones, pensar en qué haría él en determinadas situaciones y soñar despierto con un futuro juntos. El caso es que se quede en eso, en un sueño, en una situación imaginaria.

Con fecha de caducidad

Por lo general tampoco dura mucho. El amor platónico suele ser bastante temporal y se asocia con determinadas épocas. Eso o puede que el amor platónico derive en una admiración más o menos profunda, pero que ha perdido los tintes románticos que tuvo en un principio. Al madurar solemos ser más conscientes de la realidad y nos preocupamos de los asuntos reales, de esos problemas que pueden resolverse y no tenemos tiempo para elucubrar amoríos imaginarios.

Eso no quita para que se pueda seguir sintiendo un amor especial por esa persona, incluso que se sepa que si se diera la hipotética posibilidad de estar juntos se intentaría. De hecho hay personas que tienen un amor platónico pero tienen otro real. Es lo más normal, pueden ser compatibles. Es gente que tiene o ha tenido pareja y están locamente enamorados de ella. Eso no es incompatible con seguir teniendo un amor platónico que es totalmente bucólico.

La excepción de la pareja

Tal es así que en algunas parejas es habitual que dentro de su intimidad establezcan excepciones que suelen ser ese amor platónico o esa persona por la que sienten una atracción especial pero que no está a su alcance. El acuerdo consiste en que se guardan fidelidad salvo que se diera la circunstancia de que pudieran tener un momento romántico con esa persona que es objeto de su deseo. Es algo divertido y que se hace como broma, con la firme convicción de que nunca habrá esa posibilidad.

Puedes llegar a un acuerdo con tu pareja para que la relación sea más divertidaPuedes llegar a un acuerdo con tu pareja para que la relación sea más divertida

De la admiración a la obsesión

Sin embargo, no todo el mundo entiende de un modo tan saludable el amor platónico y esta situación puede derivar en un trastorno y un acoso. Se produce cuando esa admiración acaba por convertirse en una obsesión que imposibilita pensar con claridad y hacer las cosas como se deberían. Suele darse, especialmente, cuando el objeto de deseo es un famoso.

El que siente un amor platónico tan obsesivo por él está obsesionado co que eso no tiene nada de bucólico y que de hecho son la pareja perfecta, sólo que el famoso aún no lo sabe y debe decírselo. Está convencido de que si se conocieran se daría cuenta de que encajan y deben estar juntos por siempre jamás y entonces convierte en su prioridad absoluta propiciar ese encuentro y es cuando se entra peligrosamente en el terreno del acoso.

El uso de las redes sociales

Hoy en día, gracias a las redes sociales, es relativamente fácil ponerse en contacto con prácticamente cualquier famoso, incluso aunque no viva en nuestro mismo país. El hecho de que, además, sea gente que se muestre cercano con sus seguidores puede dar a entender a algunas personas que de verdad existe ese vínculo entre ellos, que cuando comenta algo en Facebook lo hace dirigiéndose a él. Es ahí cuando existe un problema, que además, no siempre es fácil de ver.

Hay que tener cuidado con el uso de las redes sociales, ya que puede ser algo peligrosoHay que tener cuidado con el uso de las redes sociales, ya que puede ser algo peligroso

Las redes sociales, además, permiten seguir los movimientos de un famoso que sube una foto del café que se está tomando y etiqueta el local o cuenta que se ha ido a un sitio a hacer algo en particular. Esto permite que sus seguidores puedan acercarse hasta ese lugar y se le acerquen. Una conversación amigable o hacerse un selfie no tiene ningún peligro y es algo de lo que sentirse satisfecho, pero puede ir más allá.

Cuando se insiste en algo más, en perseguirle por distintos lugares y cuando se enfada de modo irracional cuando no recibe la atención esperada es cuando se da la situación de acoso que puede llegar a ser muy peligrosa. En un momento como éste el seguidor no es consciente de lo que está pasando y es posible que no acepte un no como respuesta a sus demandas.

De ser así puede convertirse en alguien peligroso para él mismo, para la persona a la que admira y para el entorno de éste, que puede que ni sepan lo que se le pasa por la cabeza hasta que hace algo con drásticas consecuencias.

Artículos recomendados

Comentarios