Menú
¿Cómo celebrar San Valentín si estás a dieta?
A DIETA

¿Cómo celebrar San Valentín si estás a dieta?

En Bekia queremos que pases el mejor día de San Valentín si estás a dieta. Por eso te damos unas recomendaciones para ver qué puedes hacer para celebrar San Valentín con tu pareja y sin engordar.

Una cena, bombones, brindar con champagne... Si lo piensas la mayoría de cosas que se nos pueden ocurrir para celebrar San Valentín conllevan una importante ingesta de calorías. ¿Y si entre tus buenos propósitos del año nuevo está el de ponerte a dieta y adelgazar unos kilos?

En Bekia no queremos que algo tan bonito como la celebración del día de los enamorados interceda en tu nuevo estilo de vida saludable. Por eso nos hemos puesto a pensar en qué puedes hacer para celebrar San Valentín sin dar la espalda a tu dieta y disfrutando con tu pareja.

Ser comedido

Vale que en nuestra sociedad no entendemos ningún tipo de celebración si no hay por medio comida y bebida a raudales. Si estás concienciada con la dieta a buen seguro que ya habrá calado en ti la idea de que los atracones no son buenos y que lo mejor para mantener a raya los kilos de más es ser comedido.

Pues eso es lo que has de poner en práctica. No tomes San Valentín como excusa para darte un atracón de chocolate. Lo que importa es que estás con tu pareja, que tenéis un momento para pasar y disfrutar juntos y que lo que menos importa es la comida.

¿Fruta o dulce?¿Fruta o dulce?

Puedes organizar una cena en cualquier restaurante sin saltarte la dieta. Solo has de controlar lo que pides. Ensaladas, pescados o carnes a la plancha están presentes en los menús de todo tipo de locales. Céntrate en esos platos y no en los que vienen cargados de calorías. Eso sí, evita los locales de comida rápida porque podrías tener más problemas para cumplir tu propósito.

Si no crees que seas capaz de reprimir el deseo de pedir lo que más engorde de la carta y así dar al traste con tu dieta pídele a tu pareja escoger el restaurante en que celebraréis San Valentín. Actualmente en casi todas las ciudades hay alternativas saludables para la comida o la cena.

La oferta es muy amplia. Desde restaurantes healthy hasta vegetarianos u orientales. Estos últimos tienen una amplia propuesta de platos de lo más nutritivos y con pocas grasas. Celebrar un San Valentín estando a dieta puede ser el origen de descubrir nuevos locales saludables.

Tampoco tenéis que ir a un restaurante para celebrar el 14 de febrero. Vosotros mismos podéis preparar la cena y así controlarás en todo momento qué vas a comer. Elaborar con vuestras propias manos la comida puede dar lugar a una sesión de lo más sensual en la cocina.

Una copa de vino es suficienteUna copa de vino es suficiente

Mantente alejada del alcohol

Y recuerda que aunque siempre pensamos que la comida es lo que nos engorda el alcohol tampoco es un buen aliado para aquellos que están a dieta. Brindar con tu pareja está bien, pero basta con una copa. No te excedas porque podrías sumar más calorías a base de cócteles que los que te daría una cena a base de hidratos.

Son muchas las formas de celebrar el día de los enamorados con tu pareja y si no te ves con fuerza de voluntad suficiente para no sucumbir a la glotonería a la hora de la cena piensa planes alternativos. Ir al cine -olvídate de pedir palomitas-, a ver una representación teatral o dar un paseo por la ciudad.

Amor al aire libre

¿Y hacer deporte en pareja? Si estás a dieta te habrán recomendado varias veces hacer ejercicio. Una sesión de gimnasio con tu pareja puede ser divertido y practicar senderismo de lo más romántico.

Deporte en parejaDeporte en pareja

Son alternativas a las tradicionales celebraciones de San Valentín, que te ayudarán a olvidarte durante unas horas de la dieta y te permitirán disfrutar de tu pareja sin remordimientos de conciencia al día siguiente.

Además, este año el 14 de febrero cae en domingo, por lo que si vuestras obligaciones os lo permiten puedes preparar una escapada de fin de semana con tu pareja. Conoce o redescubre nuevos lugares, camina por ellos y mantente activa, porque es la mejor manera de conseguir resultados mientras haces dieta.

Planes a descartar

Ya te hemos dado algunas ideas de qué puedes hacer para celebrar San Valentín con tu pareja sin saltarte la dieta, pero por si acaso vamos a ver ahora algunos planes que no son nada recomendables en esta situación.

Al hablar de a qué restaurante ir te comentamos descartar los fast food porque vale que tienen ensaladas, pero las acompañan de salsas muy calóricas y/o pollo rebozado. Es muy difícil encontrar un plato que sea sano en esta clase de sitios, así que mejor descartarlo.

Fast foodFast food

Una tarde de sofá y manta puede resultar de lo más apetecible pero reconozcámoslo. Tú y yo sabemos que supone no levantarte en toda la tarde del sofá salvo para ir a la cocina a por algo de picar. Trata de mantenerte activa.

El sexo es bueno para conseguir quemar calorías en pareja -y de un modo placentero- pero cuidado con lo que le añades. Nada de jugar con nata o chocolate para darle un toque dulzón al encuentro. Esas grasas, aunque luego las hagas desaparecer, también cuentan. Las fresas, sin chocolate, sí están permitidas.

A la hora de celebrar el día de los enamorados sin saltarte la dieta es importante que te conciencias, pero también que tu pareja te apoye. Si tú quieres cenar algo saludable y él pide una pizza va a ser muy difícil que resistas la tentación de darle un bocado.

Lo ideal es que tu pareja se comprometa tanto como tú y no se dé un atracón mientras tú le das vueltas a la ensalada. Te frustrará y acabarás cediendo a la tentación o, lo que es aún peor, no disfrutarás de la cena de San Valentín.

Si no podéis conseguirlo y sucumbís a un plato cargado de calorías compartidlo, al menos de este modo las calorías también se reparten.

Artículos recomendados

Comentarios