Menú
Buddymoon: luna de miel con amigos
Buddymoon: luna de miel con amigos
ALGO DIFERENTE

Buddymoon: luna de miel con amigos

La buddymoon es una luna de miel diferente que en vez de celebrarse únicamente con la compañía de tu pareja puedes celebrar con tus amigos mas queridos.

Una boda que se celebre hoy en día no es casi ni parecida a la que pudieron tener tus padres hace 30 o 40 años. Los cambios afectan a la ceremonia, a los detalles del convite -palabra que ahora ya ni se usa- e incluso al viaje de novios. Antes eran poco menos que unos privilegiados los que podían irse unos días a Mallorca o a Canarias y ahora pocos son los que no pasan la luna de miel fuera del país, un mínimo de dos semanas.

El coste de [a/]http://www.bekiamoda.com/tendencias/bimba-lola-coleccion-fiesta-verano-2017-invitada-boda-perfecta/[a]las bodas[/a] es mayor, también los regalos y todo lo que las rodea. Tampoco es la misma la relación que tiene la pareja que se va a dar el sí quiero. En muchos casos existe una convivencia previa, ya tienen "puesta" la casa y no es necesario que les regalen vajillas, cuberterías y sábanas. Ahora es más práctico regalarles lo que ellos mismos han escogido para la lista de bodas o dinero en metálico, de forma que puedan destinarlo a los gastos del enlace o a preparar una luna de miel mucho más ambiciosa.

La buddymoon es una luna de miel con amigosLa buddymoon es una luna de miel con amigos

Además, los amigos cada vez juegan una parte cada vez más importante en las bodas, llegando a ocupar el espacio que antes les correspondía a las familias. No es de extrañar que oficien la ceremonia o tengan un papel relevante en la organización y desarrollo de la misma. Como tampoco es raro que acompañen a los recién casados en su viaje de novios. Es lo que se conoce como buddymoon, una luna de miel entre amigos, que cada vez está más de moda.

Vacaciones con amigos

La idea es esa, precisamente, que lo que iban a ser las primeras vacaciones de los recién casados sean un viaje con tus mejores amigos. Se deja de lado el romanticismo y se prima la diversión o la posibilidad de ir a un destino deseado por todos que, quizás, de otra manera, no podrían conocer.

Antiguamente la luna de miel era una forma de que la pareja estrechara lazos, que se conociera mejor y que empezara a compartir intimidad a partir de ese momento. Hace tres o cuatro décadas eran pocos los novios que iban juntos y solos de vacaciones antes de darse el sí quiero. Ahora lo raro es no haberlo hecho antes de empezar siquiera a planificar la boda.

Menos intimidad y romanticismo

De ese modo la intimidad y el romanticismo que antes imperaba en la luna de miel ahora no es tan necesario. Se da más importancia a qué ver y qué hacer que al hecho de estar recién casados. La luna de miel se ve como unas vacaciones -por lo general más largas y más caras- y no como un momento para conocerse, porque es algo que ya se ha hecho antes.

Requiere más organizaciónRequiere más organización

Algunos piensan que qué mejor forma de empezar la vida de recién casados que con esas personas que más quieren, con esos amigos que han sido tan importantes. Es también una forma de agradecerles su apoyo. Los recién casados piensan, además, que tiempo para disfrutar de la pareja y estar solos tienen de sobra, una vez vuelvan de la luna de miel.

Más organización y empatía

No cabe duda de que la idea de irte de vacaciones con tus amigos y disfrutar de un destino fabuloso suena muy bien, pero hay que tener en cuenta que es más difícil organizar una buddymoon que una luna de miel tradicional. Los recién casados no deberán tener problema con los días de los que necesitan disponer, pero es necesario que el resto de personas que les acompañen estén en la misma situación.

También hay que tener en cuenta que lo interesante es que sean unas vacaciones que apetezcan a todas las personas que van a participar. Si a veces es difícil ponerte de acuerdo con tu pareja sobre dónde ir y qué hacer imagina si tienes que poner de acuerdo a otras personas. Una byuddymoon requiere organización y también de cierta empatía.

Buddymoon de famosos

Cuando Jennifer Aniston y Justin Theroux se casaron se fueron de luna de miel a Bora Bora, pero lejos de ser el típico viaje romántico de pareja lo hicieron acompañados por un grupo de sus amigos más íntimos. Ellos quisieron compartir esos días de felicidad con sus seres más cercanos y dejaron de lado el romanticismo frente a la diversión en grupo.

Se deja a un lado el romanticismoSe deja a un lado el romanticismo

No son los únicos famosos que se apuntan a esto de las buddymoon, como tampoco es algo exclusivo de la gente muy conocida o con mucho dinero. La tendencia empezó a darse ya a principios de esta década. Lo hacía casi al tiempo de un nuevo tipo de boda: esa que obliga a los novios y a los invitados a trasladarse a otro destino. ¿Ya que tienes que irte hasta Thailandia para asistir a una boda por qué no aprovechas y te quedas unos días más para hacer turismo?

Es también una forma de garantizar que acuden a la celebración del enlace la familia y amigos más directos de la pareja y se quitan de encima esos compromisos que hacen que la lista de invitados se te dispare hasta cerca de las tres cifras. Va quien de verdad quiere compartir contigo esa felicidad y con quien tampoco te importa compartir tu luna de miel.

Artículos recomendados

Comentarios