Menú
Anuptafobia: la obsesión con el matrimonio y la fobia a la soltería permanente
Anuptafobia: la obsesión con el matrimonio y la fobia a la soltería permanente
MIEDO A LA SOLTERÍA

Anuptafobia: la obsesión con el matrimonio y la fobia a la soltería permanente

La anuptafobia es un problema bastante frecuente en mujeres en edad de tener hijos pero que no encuentran la persona con la que compartir su vida. Esto acaba convirtiéndose en obsesión.

El miedo a no lucir el traje de noviaMiedo a no lucir el traje de novia

¿Eres de esas personas que critican a sus amigas con novio? ¿Prefieres estar por estar con alguien con tal de no estar sola? ¿Necesitas tener a una persona a tu lado con la que compartir constantemente tu vida? Quizá nunca lo hayas oído y ni siquiera te hayas planteado esta enfermedad, pero puede que sufras 'anuptafobia', es decir, fobia a la soltería, definida como la emoción persistente, anormal e injustificada a quedarse soltero; muy común en mujeres a partir de los 30 años. El prefijo anupta proviene de la palabra nupcia o más bien, la carencia de éstas.

Un único objetivo: el matrimonio
En una cultura en la que todas esperamos a ese príncipe azul y nuestro objetivo es formar una familia, viven mujeres con verdadero pánico a no cumplir ese ideal. Ese deseo se convierte en una verdadera obsesión para las personas que padecen este síndrome, y lo único que consiguen es empeorar su situación y juntarse a personas a las que no aman. El perfil de este tipo de mujeres suele ser el de personas celosas y muy dependientes, con un autoestima muy bajo, a las que les influye enormemente la opinión que los demás tengan de ellas.

¿Eres una Susanita?

Es también conocido como el síndrome Susanita, en honor al famoso personaje creado por Quino en sus caricaturas de Mafalda, cuya finalidad en la vida era la se casarse y tener hijos. El anuptafóbico empalma una relación con otra por miedo a estar solo. Un machaque psicológico que lejos de ayudarte a encontrar a alguien que te valore de verdad, acaba por reflejarse en un conformismo extremo y una cobardía a no reprochar nada a tu pareja por miedo a perderla.

Para superar la anuptafobia es necesario recurrir a un especialista que te pueda subir el ánimo y convencerte de que la soltería no es algo malo. Se requiere una terapia de auto-confianza para subir el autoestima, especialmente después de una ruptura sentimental.

Desde pequeños dibujamos una familia felizDesde pequeños dibujamos una familia feliz

Saber disfrutar de la soledad y no aferrarte en una pareja también tiene sus cosas buenas. Mantener una relación estable exige sacrificio y trabajo constante. Estar soltera conlleva un sinfín de ventajas que las personas que padecen anuptafobia se niegan a ver. Frases como 'se te está pasando el arroz' o 'quizá éste es tu último tren' no tienen porqué agobiarte.

Estar soltera tiene un sinfín de ventajas
Antiguamente la presión social al matrimonio era mucho mayor y cuando las mujeres alcanzaban una cierta edad y seguían solteras, les era mucho más difícil mantener una vida normal sin ser vistas como una fracasada solterona, que si no encontraba pareja, 'por algo sería...'. Esto se acrecentaba cuando su círculo de amistades se casaban y tenían hijos, amuentando su sensación de no llegar a ser madres y creándolas una gran frustración.

Ruptura con la imagen machista de antaño

Afortunadamente, esa marginación social ha quedado desbancada y actualmente estar soltero está considerado como aquellas personas que pueden vivir la vida a su aire, sin tener que dar explicaciones a su novio/a. Por no hablar de la cantidad de gastos que se ahorran y que pueden invertir en ellos mismos.

Aprende a disfrutar de la solteríaAprende a disfrutar de la soltería

Los científicos aseguran que aquellos que nunca han mantenido una relación son los que se encuentran más a salvo de padecer problemas mentales. La cuestión varía según hablemos de hombres o mujeres. Para el sexo femenino es más importante la seguridad y el matrimonio, mientras que los hombres suelen agobiarse con los planes de futuro planteados al poco tiempo de la relación.

La clave está en relajarse y vivir cada experiencia sin obsesionarte en encontrar al padre de tus hijos junto al que envejecer. Disfruta de cada etapa, que el destino ya se encargará de unirte a la persona adecuada en el momento adecuado.

Te puede interesar

Comentarios